martes, 16agosto, 2022
22.3 C
Seville

La juventud de este país, merece la pena

María José Sánchez Soria
María José Sánchez Soria
Mujer y socialista. Activista social y curtida por mil frentes en la vida. Optimista vital en cada lucha y animosa en la dificultad. Hija del 64 y heredera de todas cuantas me precedieron en la búsqueda de justicia.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Pese a lo que ha sucedido esta última semana en La Coruña y en San Cugat, la juventud de este país merece la pena, ha sufrido estoicamente la pandemia, y son solidarios, responsables, concienciados con el medio ambiente, con los más vulnerables, han sido un ejemplo durante esta pandemia y durante este difícil año y medio.

Pero siempre hay excepciones que aunque son las más oídas no por eso son las más numerosas, hay jóvenes faltos de educación, respeto, empatía y solidaridad, pero de eso no tienen la culpa ellos si no sus padres, de los cuales son un mero reflejo. Si en su casa viven violencia, faltas de respeto, críticas constantes, y hogares desectructurados, ellos reaccionan tal y como ven.

Algunos medios de comunicación tampoco ayudan a una buena formación de estos jóvenes, haciendo de la mentira su ideario, donde todo vale con tal de atacar al contrario, donde las fakenews son sus artículos de cabecera, donde no se ejerce periodismo libre si no seguidismo de “don dinero” .

Y algunos partidos políticos están haciendo más daño del que la gente cree, fomentando el odio y la violencia, haciendo del enfrentamiento constante su forma de actuar, encantados de enfangar todo lo que tocan, haciendo una política que da asco y nos avergüenza.

Frente a todo esto, yo me quedo con Ibra, el senegalés que intentó infructuosamente ayudar a Samuel de los malnacidos que le golpearon hasta provocarle la muerte. Me quedo con Luna, la cooperante de Cruz Roja en la playa del Tarajal en Ceuta, que no dudó en abrazar a un subsahariano, ante su llanto por la incertidumbre de lo que le había pasado a su compañero. Yo me quedo con el senegalés que se lanzó a la ría de Bilbao, sin pensárselo dos veces para salvar a un hombre que se estaba ahogando. Me quedo con los miles de cooperantes que están en cualquier ONG, me quedo con los miles de estudiantes responsables que han trabajado durante este año y medio muy duro para sacar sus estudios, me quedo con los miles de trabajadores jóvenes que han trabajado sin flaquear para sacar este país adelante, me quedo con los miles de jóvenes médicos, enfermeras, trabajadores de la seguridad del Estado, trabajadores de supermercados, de tanatorios, etc.

Porque los jóvenes de este país, merecen la pena, porque lo han demostrado sobradamente en esta situación, y que se enfadan cada día viendo a la cantidad de imbéciles que se saltan las normas y provocan que se produzca una quinta ola de la pandemia.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído