La semana pasada Puigdemont se personó ante la justicia belga para realizar su primera declaración ante el juez, quien estableció para Puigdemont como medida que comunicara la residencia fija en Bélgica al juzgado y que, si tenía previsto salir del país, lo hiciera comunicándolo previamente al juzgado con la correspondiente autorización judicial.

Hoy se ha celebrado en Bruselas la primera vista sobre la tercera euroorden emitida contra Carles Puigdemont. Se trata de una vista preliminar, y tanto Puigdemont como su abogado, Gonzalo Boye, se han personado a las 9 de la mañana.

Aplazamiento hasta el 16 de diciembre

El equipo de abogados del President han solicitado un aplazamiento para poder presentar las alegaciones pertinentes por escrito. La fecha que ha fijado el juez ha sido el 16 de diciembre.

Precisamente, la petición realizada por los abogados se fundamenta en que se trata de una cuestión compleja que depende también de otras deliberaciones por parte de la justicia internacional, como por ejemplo, la resolución del Tribunal de Luxemburgo sobre la inmunidad de Toni Comín y de Puigdemont.

Se espera también la decisión sobre la inmunidad de Oriol Junqueras, que posiblemente llegue antes que la relativa a Puigdemont y Comín, que también podría ser influyente para la justicia.

La fiscalía belga pide la entrega de Puigdemont

Ayer la fiscalía exponía su posición: entregar a Carles Puigdemont. No es una decisión nueva, puesto que en las ocasiones anteriores, con las otras dos euroórdenes sucedió lo mismo.

Los problemas de la euroorden

Según han manifestado ya distintos expertos en Derecho, como el Catedrático Joan Queralt, y también el letrado de Puigdemont, Gonzalo Boye, los delitos por los que el juez Pablo Llarena ha presentado la euroorden no se encuentran en el listado previsto para poderla solicitar.

De hecho, respecto a la legislación belga, ni siquiera el delito de sedición se encuentra recogido en el código penal.

Respecto al delito de malversación, también hay distintos criterios entre la justicia española y la justicia belga. Mientras que en la española se considera malversación al hecho de destinar caudales públicos a través de partidas presupuestarias a fines considerados ilegales, en bélgica la malversación se entiende como aquel dinero público que pasa a los bolsillos privados del funcionario público o del político.

Como la euroorden va de la mano con la sentencia dictaminada por el Tribunal Supremo, la defensa también planteará las alegaciones analizando la misma. Servirá, según señalan fuentes cercanas a la defensa, para demostrar que Carles Puigdemont no tendrá un juicio justo en España.

También está previsto presentar como alegación la persecución que se está produciendo contra el abogado, Gonzalo Boye, a quien la semana pasada registraron su domicilio y despacho profesional por un asunto que nada tenía que ver con la defensa de Carles Puigdemont, acusándole de posible delito de blanqueamiento de capitales y delitos contra la salud pública. Tras su comparecencia ante la juez que investiga el caso, Boye quedó en libertad. Sin embargo, denunció el hecho de que habían copiado el contenido de su ordenador y de su teléfono móvil.

Declaraciones de Carles Puigdemont al salir del juzgado

Al salir del juzgado, Carles Puigdemont ha señalado  «Hemos comparecido, tal y como nos había pedido la justicia. El juez ha aceptado la petición de posponer la vista hasta el mes de diciembre. Estaremos aquí hasta diciembre para comparecer ante la justicia, que tomará la decisión con plena independencia y plena profesionalidad.»

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − siete =