Dolores de Cospedal vive sus horas políticas más amargas desde que no consiguiera pasar a la segunda vuelta de las primarias del PP. Justo, la secretaria general de los populares, quien ha llevado con mano de hierro el partido en la era Rajoy, es ahora la gran derrotada.

La ex ministra de Defensa, sin embargo, tiene aún algo que decir a través de sus principales apoyos entre los compromisarios que votarán en el congreso del 20 y 21 de julio al nuevo presidente del PP nacional. Y es que el voto a Pablo Casado daría al traste con las esperanzas de su gran rival: Soraya Sáenz de Santamaría.

Por el momento, hay quien cree que es para jugar al despiste, el Grupo Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha -es decir, la gente de Cospedal- apuesta por llegar al Congreso Extraordinario con una candidatura única.

De ser así, las que se harían al traste serían las esperanzas de ganar de Pablo Casado, que pretende conseguir el voto de los seguidores de Cospedal para derrotar a Sáenz de Santamaría.

Sin embargo, fuentes populares no dudan de que Cospedal hará valer sus apoyos en las primarias para mantener el estatus de sus leales en el hipotético caso de alcanzar un acuerdo para que Pablo Casado consiga desbancar a Soraya Sáenz de Santamaría de la Presidencia nacional del PP.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl PP lleva al Constitucional la reforma del Gobierno de RTVE
Artículo siguienteCarmen Calvo: Los socialistas defendemos los 365 días del año los derechos LGTBI
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre