El escritor José Antonio Lucero. Foto: David Pazos.

Literatura, historia, periodismo, redes sociales… Como la apasionante historia que el gaditano de Rota José Antonio Lucero (1988) narra en su novela La vida en un minuto (Ediciones B), con el accidente ferroviario más grave en la historia de este país como telón de fondo, todos los caminos del conocimiento pueden intercalarse y unirse de forma armoniosa y equilibrada. Lucero, un reconocido youtuber que enseña a miles de fieles seguidores los episodios más desconocidos de la Historia a través de su canal La cuna de Halicarnaso, presenta en su debut literario un episodio prácticamente desconocido de la posguerra española, la tragedia de un choque de trenes que se saldó con cientos de víctimas y que fue silenciado por la prensa del régimen franquista. Lucero transmite el mensaje de que hay que mantener siempre el optimismo, incluso en la adversidad, ya que el amor y la vida, a veces, pueden nacer entre los escombros.

Al fin ha dado el paso hacia la novela. ¿Se lo ha pensado mucho después del éxito que mantiene desde hace años como youtuber y blogger en temas relacionados con la historia y la docencia?

En realidad, lejos de lo que pudiese parecer, mi impulso literario es anterior a mi faceta como divulgador de historia a través de YouTube en La cuna de Halicarnaso. Llegué a esta plataforma casi de casualidad (buscando una herramienta que ayudase a mis alumnos a estudiar en casa) y no sé cuánto tiempo seguiré en ella. No obstante, desde muy pequeño siempre supe que quería ser escritor. Comencé a trabajar en La vida en un minuto, de hecho, antes de mis torpes pinitos en la creación de vídeo educativo allá por 2015. Algunos años antes, en 2012, autopubliqué una pequeña novela ambientada en mi pueblo, Rota, de la que llegué a vender casi mil ejemplares.

¿Cree que cualquier episodio histórico de los incontables que hay puede reunir los ingredientes de una buena novela histórica?

La Historia es la mejor novela jamás escrita. Es una de las lecciones que intento que mis alumnos aprendan cuando comienzan a estudiar en mis clases. En la Historia hay innumerables ejemplos de episodios apasionantes, de personajes tormentosos y llenos de aristas, de giros de guion increíbles. La clave del buen profesor de Historia es la misma que la del buen novelista: saber contarlo. Nunca he creído en el sambenito de que la Historia es aburrida. Aburrido es el que no sabe contarla con toda la pasión que merece.

¿Quién o qué pone la calidad en una novela histórica: las dotes narrativas del escritor o el atractivo innato de la historia concreta que se cuenta en sí misma?

La pericia del autor es clave para contar una historia. Hay historias sencillas que se vuelven enormes bajo la pluma de algunos autores. No obstante, también ocurre al revés: hay historias tan buenas que apenas necesitan que el escritor actúe. Se cuentan solas. La del accidente de tren de Torre del Bierzo, por poner el ejemplo de La vida en un minuto, la podría haber contado cualquier otro autor o autora. La han contado, de hecho, los cientos de supervivientes del accidente de generación en generación. Había ahí una historia esperando a que alguien la narrase.

¿Cuáles cree que son los ingredientes imprescindibles del cóctel perfecto para que una novela llegue a ser un bombazo editorial?

Soy un auténtico novato en el mundo editorial, así que no sabría responderte con propiedad. Como lector empedernido, creo que detrás de los éxitos siempre está la habilidad para poder emocionar y atraer a muchos tipos de lectores. La búsqueda de lo trascendental. La sombra del viento gusta a todos, por poner un ejemplo que admiro profundamente.

“La clave del buen profesor de Historia es la misma que la del buen novelista: saber contarlo. Nunca he creído en el sambenito de que la Historia es aburrida”

¿Por qué ha elegido precisamente este episodio casi desconocido de la posguerra española?

Por dos simples cuestiones: en primer lugar, porque me atrajo mucho aquella historia y su contexto (la posguerra española), ya que me gusta contar historias que ponen en dificultades a sus protagonistas, que los llevan al límite. Y en segundo lugar, porque en cuanto comencé a leer sobre el accidente y a buscar información sobre él, me di cuenta de que a nadie se le había ocurrido escribir una historia de ficción en torno a ello. Me pareció increíble que nadie lo hubiese hecho hasta entonces, con lo potente que era la historia.

La literatura se ha encargado de ahondar en la Guerra Civil desde todos los puntos de vista posibles, pero posiblemente la posguerra, casi tan dura como aquélla, ha sido y es una parte de nuestra historia reciente que no atrae tanto la atención de los escritores en general. ¿Por qué cree que sucede esto?

La Guerra Civil es el mayor conflicto de nuestra historia, de ahí su potencia literaria. La posguerra es la terrible resaca de aquel episodio. Es una época de derrota en la que a priori hay poco heroísmo y mucha miseria. No obstante, a mí me interesaba contar la historia de unos personajes que, a pesar de ello, viven su vida lo mejor que pueden, tienen sueños y unas enormes ganas de vivir.

¿Cree que su perfil de destacado youtuber puede ser de algún modo un inconveniente a la hora de abordar este inicio de su carrera literaria?

Hay muchos youtubers. Yo no creo que tenga nada que ver con la imagen negativa que se tiene de muchos de ellos. Formo parte de una comunidad de divulgadores de historia que utilizamos esta plataforma (y también otras) para enseñar historia. Creo que eso, lejos de ser un inconveniente, acercará a mi novela muchas personas que llevan años siguiendo mis vídeos.

¿Tiene futuros proyectos literarios guardados en la cartera o prefiere ir paso a paso en este complicado mundo?

Este lanzamiento es uno de los grandes sueños de mi vida. Y después de muchos años de paciente espera, quiero creer que estoy preparado para todo lo que venga en un mundo literario en el que apenas he asomado la patita. Es decir, este libro (espero) será solo el principio. Por el momento, ya he firmado con Penguin para otra novela y estoy inmerso en un proyecto literario de divulgación histórica para niños y jóvenes muy cercano a la labor que hago desde La cuna de Halicarnaso. Todo eso sin dejar de dar clase (por supuesto) ni de hacer vídeos en YouTube. Sí, me va la marcha.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre