La presidenta de la Asociación de la Prensa de Valladolid, Arancha Jiménez, junto a la filóloga premiada.

Valladolid acogió anoche la gala de la entrega del Premio Miguel Delibes que desde hace 23 años concede la Asociación de la Prensa de Valladolid. La ganadora del XXIII Premio Nacional de Periodismo ‘Miguel Delibes’, la filóloga Mariángeles García, ha abogado en su intervención por liberar la lengua de “rígidos corsés” y por adaptarla a sus “nuevas formas” para “cuidarla, enriquecerla y amarla”, una tarea que ha recordado, es responsabilidad de todos los hablantes. En su intervención, la premiada explica que a la lengua castellana “también hay que dejarla ir de chandal”.

Organizado por la Asociación de la Prensa de Valladolid y con Unicaja Banco como patrocinador principal, el Premio Delibes ha sido entregado en el transcurso de una gala que, coincidiendo con la onomástica del patrón de los periodistas, San Francisco de Sales, ha reunido a decenas de personas que han acompañado a García, galardonada en esta edición por la serie de trabajos Relatos Ortográficos, publicados en la revista Yorokobu.

Tras asegurar que los hablantes de una lengua son a la vez sus dueños, la galardonada ha aclarado que este hecho entraña una gran responsabilidad ya que obliga a “cuidarla, enriquecerla y amarla”, lo que a su vez implica “conocerla, sentirla cercana, tratarla de tú a tú, y liberarla de rígidos corsés y cajones que no la dejen crecer”. “No es destrozarle el traje de gala con el que la vestimos en determinadas ocasiones, sino adaptárselo a sus nuevas formas; pero también saber dejarla ir en chándal para que sienta cómoda cuando esté por casa. Y esto es lo que he intentado hacer con los Relatos Ortográficos”.

En su discurso, García ha viajado hasta los orígenes del español, partiendo del Indoeuropeo y pasando por el latín y la influencia que las lenguas de quienes habitaron la Península tuvieron en él, siguiendo la estructura y el estilo de los ‘Relatos Ortográficos’ que, ha precisado, son ejemplo de que se puede divulgar el español contando historias y no solo a través de “explicaciones sesudas”.

 

RECUERDO A VICENTE VERDÚ Y MANUEL ERICE

Valquiria Teatro ha conducido la gala de entrega del XXIII Premio Nacional de Periodismo ‘Miguel Delibes’, en la que la presidenta de la Asociación de la Prensa de Valladolid, Arancha Jiménez, ha recordado a Vicente Verdú, segundo ganador del Premio Delibes, y a Manuel Erice, quien fuera delegado regional del diario ABC, fallecidos ambos el pasado verano.

Asimismo y tras citar palabras de la reportera mexicana Alma Guillermoprieto, reciente ganadora del Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, Jiménez ha asegurado que la confusión, la falta de certezas y la desacreditación que pesan sobre el periodismo hacen imprescindible retomar la práctica de sus principios “más fundamentales”: el análisis de lo que es y no es noticia, el contraste de las informaciones, la adecuada elección de las fuentes o el respeto al código deontológico, “prácticas a veces desterradas del ejercicio diario, en muchos casos por la situación de precariedad con la que se trabaja en algunas redacciones”.

La ganadora Mariángeles García ha recibido la escultura de Miguel Delibes creada por Luis Santiago, obsequio de la Fundación Miguel Delibes, además de un cheque por valor de 6.000 euros –la dotación de este galardón, concedida por Unicaja Banco- y otros obsequios como un ejemplar de la Declaración de Valladolid, facilitado por la Diputación.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa Asociación de consumidores Facua denuncia a Cabify por la indefensión a la que someten a los clientes
Artículo siguienteA dos metros de Julen
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre