A través de una rueda de prensa convocada por la Fiscalía sueca a primera hora de esta mañana, se ha informado sobre las investigaciones realizadas durante casi cuarenta años relativas al asesinato del que fuera primer ministro sueco, Olof Palme.

Un crimen que no ha sido posible resolver durante todos estos años y que ha señalado a diversos posibles culpables. Como el caso necesitaba cerrarse, debido al tiempo que lleva abierto, era necesario arrojar luz sobre lo sucedido.

Hoy se ha conocido que el asesino, según la Fiscalía, fue Stig Engström (más conocido como Skandiamanden), un publicista que trabajaba cerca del lugar donde se cometió el crimen que se cobró la vida de Olof Palme cuando salía del cine, junto a su mujer en 1986.

Engström falleció hace veinte años sucidiándose, lo que implica el cierre de la investigación al no poderle declarar culpable.

«Se movía en círculos contrarios al primer ministro sueco»

Según han señalado, fuentes de la investigación realizada afirman que Engström se movía en círculos contrarios al primer ministro sueco.

Skandiamanden, como se le conocía, fue una de las personas señaladas como posible culpable del asesinato. Su suicidio en el año 2000 hace que a día de hoy no pueda ser condenado y la investigación se da por cerrada. Tenía formación militar, fue miembro de un club de tiro y tenía acceso a armas.

En la fase inicial de la investigación se contó con él como testigo, aunque después se le apartó al considerar que su testifical carecía de relevancia. Fue hace dos años, precisamente por un documental al respecto del periodista Thomas Petterson, cuando se abrieron estas líneas de investigación.

«Todos los indicios apuntan a que actuó solo, aunque se le ha relacionado con un grupo clandestino llamado Palmehead (Odio a Palme)».

Skandiamanden habría salido de su oficina a las 23.19 horas del 28 de febrero de 1986, tres minutos antes de que asesinasen a Palme. Su supervisor había informado de un comportamiento «sospechoso» por su parte y por eso le tomaron declaración.

Este resultado, dará que hablar, sin duda, ya que forma parte de una investigación llena de sombras, de errores y que en muchos casos carece de sentido.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre