El escrache contra Ábalos.

Una veintena de personas ha protagonizado esta mañana, tras una intensa campaña en WhatsApp de la extrema derecha, un escrache en el domicilio del ministro José Luis Ábalos.

Los manifestantes acudieron con cacerolas y cantando distintas consignas a la casa del ministro. Ábalos se encontraba en su residencia en el momento de la protesta, pero su mujer y su hija llegaron a la casa mientras se producía el escrache.

Ambas fueron increpadas por los manifestantes en el momento en el que intentaban acceder a su domicilio. Esta protesta se une a las manifestaciones que se están produciendo en varias ciudades y que fueron iniciadas en el barrio madrileño de Salamanca. Se trata de protestas en contra del Gobierno de Pedro Sánchez en las que los manifestantes enarbolan banderas de España y piden «libertad» y «dimisión del Gobierno» en sus consignas.

Whatsapp

Durante los últimos días se había enviado de forma masiva por WhatsApp este mensaje. Diario16 ha tachado, por el derecho a la intimidad, la dirección de la vivienda del ministro y secretario de coordinación del PSOE que se confirmaba en este mensaje.

Entre las personas que han alimentado esta situación se encuentra también Javier Negre, el colaborador de El Mundo acusado por inventarse noticias en temas tan sensibles como la violencia de genero. Justo al día siguiente de este tuit, comenzó la divulgación del WhatsApp para atacar ante la residencia del ministro.

En su twitter llegó a escribir:

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorBorjatanos
Artículo siguienteLa última prórroga del estado de alarma durará, si se aprueba, hasta el 27 de junio
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

3 Comentarios

  1. Estos pídiendo libertad que estraño cuando sus líderes nos quieren hacernos retroceder alaepoca de Atapuerca

  2. Por que se quejan estos miserables del gobierno,cuando ellos lo hacen esta bien,sobre todo cuando los hacia el coletas y la cajera,pero ahora que se los hacen a ellos no les gusta,pues estan recibiendo su propia medicina.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre