En los últimos años se ha podido ver cómo el sector de la imprenta ha ido evolucionando favorablemente y ha conseguido adaptarse a las nuevos tiempos. En una era en la que internet forma parte del día a día, las imprentas han tenido que reinventarse y adaptar su modelo a esta nueva forma forma de trabajar. Para ello las imprentas han adaptado su sistema de producción y ahora los pedidos se pueden hacer también online. De esta manera el contacto con el cliente es mucho más rápido y directo. La imprenta conecta directamente con la persona interesada gracias a su plataforma online. Su modelo de negocio ha acaparado además otros sectores que van más allá del papel impreso. Junto al sector editorial y el del papel corporativo y publicitario, ahora se ofrece también a personalizar una gran cantidad de productos, tales como: tazas, bolsas de tela, pegatinas, bolígrafos, flyers, termos, packaging… Así, la imprenta online amplía su cartera de servicios tradicional para trabajar sobre diferentes productos independientemente del material. 

El sector de impresión también ha dedicado mucho esfuerzo a reforzar la comunicación con el cliente. Para ello muchas imprentas han fortalecido su página web y establecido una plataforma que les permita comunicarse asiduamente con los clientes a través de e-mails, chat o teléfono. 

Productos personalizados

Los productos personalizados se han convertido en protagonistas y en grandes novedades en muchos sectores, llegando también al sector de la impresión, que está ofreciendo productos personalizados para eventos o para empresas que los emplean como regalo publicitario. Entre los productos más destacados de este tipo se encuentran: 

Bolsas de algodón. Siguiendo el movimiento ecológico que prioriza el uso de bolsas de tela muchas compañías han apostado por crearlas con su propio logo. Así consiguen promocionarse con un producto útil y a la moda. Las imprentas también han sabido sacarle partido a este producto y adaptarse a la nueva demanda del mercado. 

Tazas. Las tazas son el producto estrella, gracias a su utilidad se han constituido en un objeto de gran valor. Las imprentas han conseguido sacarle el mayor partido y ofrecerlo totalmente personalizado. Con múltiples formas, modelos y colores, además de poder incluir el logo corporativo. 

Bolígrafos. Otro clásico que ha conseguido reinventarse y que puede personalizarse lo máximo posible. Desde el color de la tinta, color del bolígrafo, frase, hasta el logo y la forma. Todo lo que se quiera cambiar es posible. 

Agendas. Nunca pasan de moda. En tapa dura o blanda, encuadernación en espiral o encolado, son un producto muy personalizable en el que se puede imprimir cualquier diseño o imagen que se desee. Ideales para regalar en invierno, con el calendario del nuevo año.

Packaging. La impresión ha llegado para revolucionar este ámbito, convirtiéndose en una parte fundamental para dar la máxima calidad a un diseño que intenta seducir y atraer a su público. La impresión se ha convertido en el paso final para que todo quede perfecto y los productos lleguen no solo seguros, sino también bien presentados. 

En los últimos años, el sector de la imprenta ha ido reinventándose y adaptándose a las nuevas tendencias que marca el mercado. De esta manera es posible ver por ejemplo cómo el clásico flyer ha ido cambiando y renovándose en forma y en diseño. Ahora es posible personalizar su tamaño y  su forma de cuadrado a rectangular e incluso redondo para encajar en la línea estética de la compañía. Por su parte, los trípticos han aumentado su tamaño hasta al A6 para hacerlos más espectaculares. 

La impresión, en paralelo a su proceso de digitalización, ha dado un paso más allá de los folletos, las revistas y periódicos. Actualmente han conseguido formar parte de nuevos campos y proyectos. La innovación continua avanzando en este sector. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre