Foto: Agustín Millán

Las calles de toda España se han llenado sin que hiciera falta pagar autobuses con el dinero de los partidos. Un clamor violeta ha inundado el negro asfalto de cada localidad de este país. El poder de las mujeres del siglo XXI, de las mujeres que han dicho «¡BASTA!», mujeres que han gritado que el tiempo de la desigualdad se está terminando, mujeres que están dispuestas a luchar para que todos y todas seamos iguales.

En un momento en el que las teorías ultra patriarcales de Vox y de una parte del Partido Popular están calando gracias a los sistemas de propaganda aprovechándose de las nuevas tecnologías, las mujeres han decidido dar un paso adelante y, con la excusa del Día de la Mujer, mostrar la fuerza de esta revolución pacífica. El movimiento feminista es imparable, por más que desde las cavernas decimonónicas que hoy se pintan de verde se pretenda frenar los avances conseguidos por las mujeres para reconquistar los valores principales del patriarcado.

La manifestación de Madrid ha superado con creces la concentración del Eje de Colón y, a diferencia de lo que allí ocurrió, el feminismo no ha lanzado ningún mensaje de odio, sino que los gritos que se han coreados estaban plagados de valores tan grandes como la igualdad o la libertad.

Foto: Agustín Millán

El gran número de personas que se ha congregado ha obligado a la cabecera a partir de la Plaza de Neptuno, a pesar de que estaba convocada en Atocha. Mujeres de todas las condiciones unidas en un grito en un deseo: «igualdad real».  Estudiantes, trabajadoras, amas de casa, pensionistas, ministras, políticas de los partidos que, de un modo u otro, siguen creyendo en que la lucha de las mujeres es imparable. A los que no asistieron (PP y Vox) no se les echó en falta porque en la revolución por la igualdad real sólo son necesarias y necesarios aquellos que estén dispuestos a darlo todo para conseguir el objetivo final.

El feminismo ha vencido a la mentira y a la propaganda de Vox. No hay chiringuitos de género, no hay discriminación ni criminalización del género masculino, no hay denuncias falsas por violencia de género. Lo único real es que todo lo que afirme Vox contra el feminismo es mentira y hoy España lo ha demostrado saliendo en la calle para reclamar la igualdad real.

Angela Davis dijo: «Soy una feminista, así que conozco las contradicciones que existen. Creo en hacer las contradicciones productivas, no en tener que elegir uno u otro lado. A diferencia de elegir uno u otro, elegiré ambos». Eso es lo que no comprenden aquellos que quieren reconquistar los privilegios patriarcales del pasado, aquellos que son los negacionistas de la expresión más cruel de la desigualdad, el terrorismo machista.

Otro aspecto importante que muestra la derrota del discurso de Vox es la importante presencia de hombres que, junto a las protagonistas de hoy, las mujeres, han gritado, han coreado y han reivindicado la igualdad. Lydia Cacho dijo que las mujeres ha habían iniciado su revolución, ahora les toca a los hombres comenzar la suya porque es el único modo de luchar por la erradicación de la desigualdad demostrando a los que montan el caballo de la indignidad que la revolución de las mujeres no es una guerra de géneros sino una reivindicación justa.

2 Comentarios

  1. La campaña feminista del PSOE y Podemos utilizando a la mujer para obtener rédito electoralista,enfrentamiento político y grave gravísimo enfrentamiento y generación de odio y psicosis entre sexos. Lejos muy lejos de llamar a la conciliación la paz y la no criminalización entre sexos y las distintas orientaciones sexuales.¿ Acaso quieren aún más dinero y leyes aún más duras contra los varones heterosexuales ?¿Si la proclama de este feminismo es la igualdad ni más ni menos porque no devuelven los derechos humanos fundamentales que han sido robados por ley a todos los hombres y establecen igualdad ante la ley sin discriminación por el sexo la raza el género o la orientación sexual de las personas o por cualquier otra circunstancia personal o social también para el varón heterosexual?
    ¿Por qué entonces no devuelven al hombre el derecho a presunción de inocencia, y explican quién es ese tal patriarcado que nadie conoce en la España actual para poder empezar a ser creíbles en que no desean privilegios si no la igualdad ni más ni menos?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre