España es un país puntero en infraestructuras de telecomunicaciones (con la red de fibra óptica más capilar y voluminosa de Europa y la quinta del mundo). Sin embargo, y a pesar de todos estos progresos, aún queda mucho por hacer para conseguir auténtica cohesión territorial en términos de conectividad, siendo las áreas rurales menos pobladas y con mayores dificultades de acceso las que concentran mayor número de población sin internet.

No es un problema de infraestructuras, sino de falta de formación

En España todavía existen 26.767 poblaciones con menos de 10 habitantes a las que no llega una Internet del siglo XXI (900 de estas poblaciones solo están afectadas parcialmente) y alrededor de 13 millones de millones de personas estarían afectadas por esta falta de cobertura, según los últimos datos publicados por la Secretaría de Estado para el Avance Digital, dependiente del Ministerio de Economía.

Con estas cifras, UGT denuncia que la razón principal de que España tenga una de las brechas digitales más grandes de Europa no son las infraestructuras, (en nuestro país el 99,5% de la población española puede conectarse a la banda ancha móvil 4G y el 81% puede acceder a Internet a una velocidad superior a los 100 Mbps), sino la falta de interés, la ausencia de conocimientos informáticos y la imposibilidad de asumir los costes (tarifa de conexión y dispositivos de acceso).

Datos por Comunidades Autónomas

La falta de cobertura afecta sobre todo a Galicia, Castilla y León y Asturias. Por el contrario, Illes Balears, La Rioja y Madrid, son las regiones con menor número de poblaciones sin cobertura. Las provincias con más zonas sin cobertura son todas las gallegas, en especial A Coruña, con 5.300 poblaciones sin cobertura.

Sin embargo, teniendo en cuenta el número de población afectada, el mayor volumen de población sin acceso a Internet ultrarrápido se da en Cataluña (solo en Barcelona hay alrededor de 3,3 millones de personas), seguido de Andalucía y Valencia. En el otro extremo, se sitúan La Rioja y Navarra.

Falta de formación, de interés y vulnerabilidad económica

La razón principal que lleva a España a tener una de las Brechas Digitales más grandes de Europa no es la falta de acceso a infraestructuras de Internet, sino la falta de interés, la ausencia de conocimientos informáticos y la imposibilidad de asumir los costes asociados (tarifa de conexión y dispositivos de acceso).

Sólo un 5,2% de las personas desconectadas alega que carece de infraestructuras para acceder a Internet. Sin embargo, 3 de cada 4 personas afirman que no disponen de acceso a Internet porque no lo consideran interesante (cifra que ha incrementado en un 10% en seis años). Otro 51% alega falta de conocimientos para no acceder a Internet y, finalmente, un 28% responde que no puede costearse la conexión (recordemos que 2,6 millones de personas no pueden permitirse una conexión a Internet). Se trata de cifras que se repiten, prácticamente sin diferencias, desde hace más de una década.

UGT reclama planes formativos adecuados; implementar bonos sociales, que faciliten el acceso a Internet a personas y familias vulnerables económicamente y confeccionar un plan integral que permita una inclusión tecnológica plena a toda nuestra ciudadanía, en términos de acceso a Internet, conocimientos digitales y hacer que la conexión sea accesible para todas las personas.

El sindicato pide que se implementes las políticas necesarias para cerrar la Brecha Digital que sufre nuestra ciudadanía. En este sentido, reclama que la construcción de infraestructuras digitales vaya acompañada de planes formativos que atraigan a los excluidos digitales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − 4 =