Foto: DiCYT

Cuando un científico e investigador decide renunciar a su proyección profesional y quedarse a la noble labor de cuidado de su hijo es que algo falla en España cuando se desprende del talento. Y eso pasa en nuestro país cada día: Forma científicos, que incluso desarrollan su actividad en proyectos internacionales con experiencias en otros países, para desistir al cabo de 10 ó 15 años ante la frustración y la decepción. Así las cosas, la España científica se desangra con la pérdida de estos talentos.

Este es el caso de Álvaro Peralta, doctor en Física, y quien ha participado en proyectos tan imposibles para alguien de letras como la construcción operación y I+D+i para el experimento NEXT en el Laboratorio subterraneo de Canfranc. Barium Tagging, donde era el investigador principal, o, por poner otro ejemplo, “el  diseño y caracterización de un espectrómetro de masas compacto para la detección y análisis de especies ionizadas por láser a presión atmosférica.

Sorprende una de sus primeras declaraciones a diaro16.com: “Somos muchos los investigadores que no queremos que se invierta más en ciencia sino que no se derroche”. El problema, a su juicio, “es la pésima gestión que se hace de la investigación”. De hecho, aumentar los fondos, con la realidad actual, es derrochar el dinero público que paga cada español.

Crisis

Al hilo de la situación de Peralta y cientos de científicos españoles en situación similar, se une que la crisis hizo estragos en la pérdida de talento. Los efectos de la crisis sobre las universidades españolas fueron devastadores. A la gran pérdida de recursos económicos, hay que añadir la paralización en la renovación de las plantillas, la congelación de la promoción del profesorado y de todo el personal. según el nuevo informe sobre la I+D+i universitaria, elaborado por el observatorio IUNE.

Claro ejemplo de todo ello es Álvaro, quien estudió en la universidad de Sevilla, realiza su tesis en Alemania y tras trabajar como investigación en Grecia y en la Universidad del País Vasco aterriza en el Centro de Láseres Pulsados (CLPU), ICTS de Salamanca (Instalación Científica Técnica Singular) instalado en el Parque Científico de la USAL. Y en este último contrato profesional, donde desarrolla su labor tres años, llega la frustración.

 

“Queremos que no se derroche en ciencia”

Una frustración que genera el propio director del CLPU donde trabaja, y que en el momento en que el que no se somete a sus condiciones y criterio inicia su recorrido para despedirlo. Un despido que fue declarado improcedente ante los tribunales, pero que también deja en el paro a quien desarrollaba una brillante carrera profesional.

Blog

Ante esta situación, junto a otros investigadores, Álvaro ha puesto en marcha un blog de investigadores en paro, donde se refleja la frustración que viven estos científicos en los que, además del esfuerzo personal, España ha invertido muchos recursos en formarlos.

“En España hay pocas cosas gratificantes con respecto a la Ciencia.”, confirma Peralta, que también explica que la situación en España es muy mala. “Ni se cuenta con los apoyos necesarios y tampoco es fácil desarrollar proyectos. Históricamente, venimos de una situación pésima”.

Trump

De hecho, según recuerda Peralta, Con la victoria de Trump en Estados Unidos, en una revista de gran prestigio salió un editorial muy interesante que hablaba del desapego de la sociedad a los científicos. Según su criterio, “en España pasa igual, hay un desapego brutal de la sociedad a los científicos. Sería muy injusto achacarlo solo a la sociedad, pero también es parte de culpa de los científicos”.

A su juicio, las actividades de divulgación en el extranjero se ven como una auditoria publica de lo que se está haciendo, y así lo entiendo yo. «Yo cobraba de tus impuestos y de los impuestos de cualquiera, por lo tanto, tienes derecho a saber lo que yo hago”. ¿Cuál es el vehículo?, se pregunta:  “Las actividades de divulgación. Eso es una de las patas. La otra de las patas de por qué existe ese desafecto entre la sociedad y los científicos es el desapego que existe en la investigación científica con los problemas de la sociedad”.

Álvaro insiste en que “no puede ser que un centro de investigación o una universidad no desarrollen proyectos de investigación que solucionen los problemas más mundanos de la sociedad en la que viven porque así se crean lazos de unión entre el lugar y el centro de investigación y los científicos que viven en él”. Entonces, para conseguir una sociedad mejor informada y mucho más unida a la ciencia es, por un lado, las actividades de divulgación, y por otro lado, el desarrollo de proyectos que desarrollen los problemas de la vida de las personas.

Compartir
Artículo anteriorTrump cree que en 1775 ya había aviones y aeropuertos
Artículo siguienteLas causas justas y las varas de medir
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =