Representantes de asociaciones de los guardias civiles y sindicatos de policías nacionales.

Poco a poco la margarita se va deshojando. La primera fase de la equiparación salarial para los guardias civiles y policías nacionales ha finalizado con éxito. Y ésta no era otra que conseguir alcanzar -y validar- un acuerdo satisfactorio para los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el camino hacia la supresión de la brecha salarial con los agentes de policía autonómicos. Sin duda, el acuerdo alcanzado no es perfecto, no es todo lo que hubiéramos querido, pero sí estamos seguros de haber alcanzado todo aquello dentro del margen que disponíamos. En dos frentes diferenciados, por un lado en el aspecto económico, y por otro en la línea del tiempo. En ambos no había margen para más. Por partida presupuestaria y porque los Presupuestos Generales del Estado comienzan su tramitación en los próximos días. Esto es lo mejor que podíamos alcanzar. ¿Mucho? ¿Poco? Cuando menos, ambicioso y un gran avance.

Un dato para meditar y ayudar a comprender que no había margen para más: pensemos que en el presente año, voluntariamente, y tan solo en la Guardia Civil, podrán pasar a reserva por edad casi 4.000 guardias civiles. Pero es que el número aumentará en los próximos años: 5.100, 6.800, 8.500, 10.400, hasta 13.000 agentes en el año 2023. Con estos datos a nadie le extraña que el Gobierno quisiera suprimir esta opción. Gracias al trabajo en unidad de acción de asociaciones y sindicatos de las organizaciones representativas esto no sucedió, pero eliminar por completo el impacto era imposible, y así el Ministerio del Interior encaminó su propuesta a alentar la continuidad en servicio activo. Por tanto, se mantienen intactos los derechos laborales que era uno de los grandes objetivos en la negociación colectiva llevada a cabo.

No reconocerlo es engañarse a uno mismo, o a los demás, que es peor aún. Seguir con las manifestaciones una vez logrado el objetivo obedece a unos intereses que no son los del colectivo, sino los de organizaciones que luchan por su propia supervivencia a costa de las ilusiones de los demás.

Ahora que tenemos la mitad del camino recorrido vemos cómo otras demandas, justas en sus reivindicaciones como la nuestra, se intentan abrir paso en un estrecho margen y con la bocina sonando casi con el marcador a cero. Nosotros lo hemos conseguido, ya estamos en la casilla de salida listos para iniciar la partida.

Ahora queda la segunda fase: que el acuerdo firmado sea real, que se cumpla por parte del Gobierno y en tres años un guardia civil o un policía nacional perciban la misma remuneración por su trabajo que un mosso, pues por el mismo trabajo se ha de percibir el mismo salario.

Aunque todavía no se ha conseguido nada tangible, aún las palabras no han dado paso a los hechos, y por tanto seguimos con las espadas en alto, sí es cierto que cada vez estamos más cerca de conseguirlo. Ahora comienza la segunda fase, trabajar para que la asignación de las cantidades destinadas a retribuir a los policías estatales sean objetivas y vayan a los bolsillos de quienes durante años han sido agraviados. También debemos permanecer muy atentos a que el acuerdo se cumpla y a que se tramite la ley sobre igualdad retributiva entre cuerpos policiales en España, para que esta situación no vuelva a producirse en un futuro.

El camino hacia la equiparación no ha terminado, sino todo lo contrario: no ha hecho más que comenzar, y es responsabilidad de los representantes legalmente elegidos seguir de cerca el proceso mientras nos aproximamos a enero de 2020, donde, si todo marcha bien, se habrá logrado el objetivo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorDe mecanismos mentales, líderes políticos y Millás
Artículo siguienteMás de 400 procesados por corrupción en 2017
Guardia civil destinado en la unidad de Tráfico de Tenerife, es el secretario de comunicación y portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en la Guardia Civil. Ingresó por vocación y pronto se convirtió en un luchador ingénito en la defensa de los derechos de los y las guardias civiles, para conseguir el cambio hacía una Guardia Civil plenamente democrática y del siglo XXI. Actualmente desarrollando el Trabajo Fin de Grado de Sociología, por la universidad de La Laguna, en la realización de un estudio sobre la percepción de ciudadanía de los guardias civiles y su relación con la sociedad.

2 Comentarios

  1. Madre mía que cara tienes, os habéis bajado los pantalones y queréis que lo veamos como un logro, menos mal que nos quedan Jusapol y C,s.

  2. Para pedro

    Cara???? Al menos alguien pone la cara con nombre y apellidos….. Tu que pones???? Donde estabais mientras otros se jugaban y se siguen jugando su pan????? Y así un sin fin de derechos conseguidos a consta de expedientes e incluso destierros.
    Donde estabais cuando a compañeros les condenaban a prisión militar por una simple discusión con un mando, mientras este señor y otros como el acudían a apoyar ball compañero y a su familia en la puerta de la prisión, y después se apoyaba económicamente a la familia?????
    Así podría seguir y seguir… Si quieres yo te doy la respuesta…. EN NINGUNA PARTE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 12 =