sábado, 19junio, 2021
19.2 C
Seville

La enfermera a la que pusieron “Fuera” en su buzón: “Necesitamos algo más que aplausos, no me pegues el zarpazo”

Ana Rodríguez habla para Diario16 tras llevarse un gran disgusto al sentir la insolidaridad de uno de los vecinos de su propia comunidad

María José Pintor
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.
- Publicidad -

análisis

Los españoles «indultan» a Felipe VI

El rey Felipe celebra su séptimo aniversario en el trono de España. La efeméride coincide con una encuesta de Metroscopia sobre cómo valoran los...

Pedro Sánchez y Ana Patricia Botín: ¡Que se besen, que se besen!

Resulta absolutamente impresentable que una entidad financiera con el historial del Santander salga a rescatar la imagen de Pedro Sánchez

Esos buenos policías que defienden lo poco que nos queda ya del Estado de derecho

En Sed de mal, la mítica película de Orson Welles, hay un momento en que los policías implicados en un caso turbio hablan entre...

Si quieren que suba la natalidad en España que den trabajo y salarios dignos

Dice el Instituto Nacional de Estadística que los españoles cada vez engendramos menos. La natalidad ha descendido un 30 por ciento en los últimos...
- Publicidad-

La enfermera Ana Rodríguez,  del centro de salud de Aluche en la Comunidad de Madrid, se encontró el viernes al llegar de trabajar, tras seis días seguidos de intensa actividad, un mensaje de “Fuera” en su buzón. Un gesto insolidario y cruel de algún vecino de su propia comunidad que afectó a esta sanitaria entregada en cuerpo y alma por la lucha contra la pandemia. Según pide, “Necesitamos algo más que aplausos, no me pegues el zarpazo”.

Y es que esta profesional sanitaria reconoce también que agradece el gesto de los aplausos, “pero luego hay pacientes muy exigentes que no se dan cuenta de en qué condiciones trabajamos y te encuentras con este mensaje en el buzón y te hundes”, afirma.

Ana no sabe aún si le invitan a marcharse por trabajar como enfermera, y ante el miedo insolidario de algún vecino por si infecta a la comunidad, o, a que, según ella misma explica a diario16.com, “porque tengo dos niños de un año y otro de seis, y tanto tiempo en casa sin salir harán el ruido normal en horario lógico, pero sea lo que sea espero que lo retire porque mi hija de seis años sabe leer y cuando empiece a poder salir a la calle podría verlo”.

Ana, además de enviar una contundente carta a sus vecinos, escribió al presidente de la comunidad y llamó a la Policía, quien le explicó que al no ser una amenaza directa nada se podía hacer.

Tampoco el presidente de la comunidad pudo darle más respuesta que “ nada puede hacer y que lo siente”.

Falta de medios

Ana Rodríguez trabaja en su centro de salud de forma incansable, como el resto de compañeras de Enfermería. De 19 profesionales en turnos de mañana y tarde, la mitad han sido infectadas por coronavirus. Así que, además del exceso de trabajo, y la falta de medios para protegerse del virus, tiene que lidiar ante una falta de personal por bajas que no pueden sustituirse porque, según explica, “en la bolsa de trabajo ya no hay nadie disponible. Todo el mundo está trabajando o de baja”.

Esta enfermera de Aluche tiene la sensación, como otros compañeros, que “parece que nadie se acuerda de los que estamos en Atención Primaria”. Así, explica que “trabajamos mucho y somos los profesionales que más nos hemos contagiado, sobre todo enfermeras y médicos”.

Cuando a Ana y a sus compañeras les toca la jornada de visitas domiciliarias se hacen hasta 14 salidas en una tarde. Antes, han hecho atención telefónica y la extracción de sangre a pacientes. «Nuestro trabajo se ha multiplicado y falta personal, con lo cual asumimos lo de las compañeras”.

En dos horas esta misma mañana ya se ha ocupado de veinte llamadas a pacientes en sus hogares.

Ana segura que le gusta ser crítica, pero en su justa medida con la falta de medios y los cambios de criterios sanitarios a medida que ha ido avanzando la pandemia. Según considera,  “nadie estaba preparado para hacer frente a lo que ha ocurrido, y creo que había desinformación y se han tomado medidas que a las 10 era una cosa y a las 12, lo contrario, pero es que no había información ni aquí ni en el mundo”.

Lamenta la falta de medios y medidas de protección, pero entiende “que puede ser un problema de desabastecimiento mundial: en mi centro teníamos las mascarillas que han tenido que retirar en Sanidad”.

Confirma además, que en su centro de salud han estado utilizando las mascarillas de papel , “que solo evitan que yo contagie, pero no sirven para la inversa”.

Asegura Ana que “vivimos de la solidaridad de los vecinos, de familiares, de conocidos que, por ejemplo, nos trajeron máscaras protectoras, como también hizo SATSE Madrid, pero todo a trompicones y eso hizo que muchos ratos trabajáramos sin protección. Así hemos caído”, afirma.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Desmemoria ahistórica

Vengo quejándome desde hace tiempo de la facilidad con que los periodistas hoy sentencian (me gusta recordar que yo no lo soy), eso sí:...

El duque de Baviera reconoce públicamente su homosexualidad

Por primera vez un miembro de la realeza europea –aunque no reinante en un Estado actual– ha reconocido públicamente su homosexualidad. El duque Francisco...

Infidelidad matrimonial

Muchos se rasgan las vestiduras, cuando lo ven escrito, se avergüenzan de que un cura párroco de Nuestra Señora de las Nieves (Telde, Gran...

El conjuro de ser mujer: la bendición, la rebelión, la ¿maldición? y la magia de saberse escritora

Dije una vez que escribir es una maldición. No me acuerdo exactamente por qué lo dije, y con sinceridad. Hoy lo repito: es una...
- Publicidad -

lo + leído

Desmemoria ahistórica

Vengo quejándome desde hace tiempo de la facilidad con que los periodistas hoy sentencian (me gusta recordar que yo no lo soy), eso sí:...

El duque de Baviera reconoce públicamente su homosexualidad

Por primera vez un miembro de la realeza europea –aunque no reinante en un Estado actual– ha reconocido públicamente su homosexualidad. El duque Francisco...

Infidelidad matrimonial

Muchos se rasgan las vestiduras, cuando lo ven escrito, se avergüenzan de que un cura párroco de Nuestra Señora de las Nieves (Telde, Gran...

El conjuro de ser mujer: la bendición, la rebelión, la ¿maldición? y la magia de saberse escritora

Dije una vez que escribir es una maldición. No me acuerdo exactamente por qué lo dije, y con sinceridad. Hoy lo repito: es una...