El Partido Popular, con muchos años de gobierno a todos los niveles de la Administración, no consigue ser el más votado en ningún sitio, excepto en las plazas africanas. Sin embargo, su cuestionado Pablo Casado consigue acallar a los críticos simplemente porque dos de sus elegidos, José Luis Martínez Almeida e Isabel Díaz Ayuso, pueden convertirse en el alcalde de la capital y presidenta de la Comunidad de Madrid, respectivamente. Un triunfo simbólico muy notable, pero que pone en manos de la ultraderecha anticonstitucionalista la gobernabilidad de la capital de España.

Así, La derecha regala a  los ultras de Vox el paso político donde poder arrebatar poder al PSOE. Difícil de entender en Europa, muy pendiente y preocupada por la entrada de la ultraderecha en las instituciones españoles, la postura del PP.

El PP no consigue ser el más votado en ningún sitio

Lo cierto es que resulta muy grave que para colmar la ambición política de algunos, la derecha no tenga empacho en admitir que el grupo político más ultraderechistas de Europa, Vox,  marque el paso político y determine las líneas rojigualdas a seguir en Madrid capital y Madrid Comunidad, siempre y cuando la otra derecha confesa hasta ayer, Ciudadanos, decida trasegar con el PP ambos enjuagues, tal como hizo en Andalucía.

El partido de Albert Rivera ha perdido frente al PP en el combate por el título en juego del centroderecha político, lo que le obliga a tomar la decisión crucial de mantenerse en la pelea, buscando una revancha dentro de cuatro años (un tiempo para el que el cortoplacista Rivera no parece preparado) o recuperar otras señales de identidad.

Salva a Ciudadanos, eso sí, que será decisivo en comunidades autónomas tan importantes como Castilla y León, La Rioja, Murcia o Aragón.

Parece condenado al fracaso cualquier intento de cambio de cromos de Ciudadanos con el Partido Popular, no porque se lo impida su credo, que también, sino por el previsible ninguneo de quien les ha dado el soporte económico, que lo que reclama es debilitar a la izquierda y no deconstruir la derecha.

Compartir
Artículo anteriorResiste el independentismo
Artículo siguienteEl Popular tenía un plan para reducir 15.000 millones de activos dudosos que Saracho paralizó
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Vox es al PP, como ETA Bildu a PSOE
    Y entre Vox y ETA , pues me inclino por VOX, que no tienen la mochila cargada de sangre inocente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + nueve =