Nos quieren mordiendo la mordaza. Cuando un individuo da algo por sabido o cuando alguna persona pone una afirmación en boca de todos, generalmente lo suele hacer para justificar un acto que por lo general viene precedido de un perjuicio a alguien o a algo.

Quizás, cuando escucho decir que la corrupción en nuestra sociedad es algo normal, lo que en realidad quieren es hacerse los tontos delante de nuestras narices. En primer lugar, porque saben que creemos en ellos. Que nuestra íntima heredad nos convida a ser honestos con aquellos a los que queremos. Sin embargo, nos mienten. Y en verdad lo que nos están planteando es que nosotros, el ciudadano de a pie, somos corruptos igual que ellos, por naturaleza, y que nuestra cultura nos lleva a delinquir, como algo común, normalizado, igual que lo que todos ellos hacen.

Lo proclaman como algo normal y que debemos dar por hecho que lo habitual es que nos asalten, que nos roben, que nos espoleen, para así poder enriquecerse y aprovecharse de la buena fe de las gentes, de la humildad y la decencia que siempre ha representado al pueblo.

El significado de corrupción es la acción o el efecto de corromper –de depravar, de echar a perder, de sobornar, de pervertir, de dañar-. Y siempre se utiliza en tono despectivo y para nombrar al vicio o al abuso. Mi pregunta, mi querido lector, es si personas como nosotros, mujeres y hombres que se dejan el alma en sus trabajos, damos por válido que nosotros somos así. Nosotros, los mismos que aquí acaecemos bajo la cúpula celeste, indómitos, proclamando el pan y la justicia, proclamando el pan y la espiga.

Pero si le soy sincero, el pueblo que yo veo todos los días, las gentes que observo día a día, son las mismas personas que llevan los brazos remangados, el sudor en la frente y la dignidad guardada en los bolsillos, aunque nos hayan asesinados hasta los últimos sueños que aún nos quedaban en pie.

Trabajadores, ellos; proletarios todos nosotros. Gente humilde y honrada que sólo deseamos llegar a casa y abrazar a nuestras parejas y a nuestros hijos. Que sólo ansiamos la paz y el martillo. Que no nos engañen y que no nos digan quienes tenemos que ser.

Sabemos quienes somos. Procedemos desde el inferno de las fábricas. Venidos desde las fauces de la destrucción. Nosotros somos el ciudadano que sale a la calle humildemente. La casa azul que espera en llamas. La última voluntad del dolor que reclama el pan y su agua, la libertad y los sueños, la humanidad y la justicia. Desde esas mismas raíces nos han amamantado a todos nosotros. Y que no nos engallen y nos digan quienes somos. Que no nos dicten los sueños a los que podemos aspirar, que no pongan muros a nuestra libertad. Porque el pueblo siempre será quien designe su historia.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorDéjame entrar
Artículo siguientePodemos denuncia la Ley Mordaza a los estudiantes que se manifestaron en la USAL en defensa de la Universidad Pública
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre