El rastro de la cuenta “Soleado” −que está siendo investigada por el fiscal suizo Yves Bertossa como gran canal de evasión de enormes cantidades de dinero procedentes de la corrupción en España−, conduce inevitablemente a Dante Canonica y Arturo Fasana, dos gestores financieros a quienes la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga de Juan Carlos I, ha señalado en los audios del comisario José Villarejo como posibles testaferros del rey emérito. La aristócrata alemana, sin saber que la estaban grabando en su propio domicilio londinense de Eaton Square, llegó a afirmar que Canonica y Fasana eran las personas que ocultaban los bienes del monarca español en el extranjero.

Según El Español, “Dante Canonica (65 años), es un respetable abogado de Ginebra (Suiza) que dirige el despacho Canoniga Valticos de Preux Associés (…) Por su conocimiento de derecho financiero, empresarial, de sociedades, fusiones y adquisiciones, fideicomisos y patrimonios, así como de derecho tributario internacional, se convirtió en el socio necesario de Arturo Fasana, quien creó una estructura encargada de ocultar las grandes fortunas de españoles bajo el nombre en clave “Soleado” (por el clima de nuestro país) y enviarlas a paraísos fiscales”. Ambos personajes se vieron envueltos en la gigantesca trama Gürtel. Y todo ello lleva a una pregunta: ¿Dónde termina Gürtel y dónde empieza el “caso de los papeles de Ginebra”, que afecta a Fasana y Canonica como supuestos hombres de confianza del rey emérito? Eso es lo que está tratando de averiguar ahora el fiscal suizo Bertossa, apoyándose en los audios de Corinna.

“Soleado” era una cuenta íntimamente relacionada con grandes casos de corrupción como la trama Gürtel. En el transcurso de aquella macrocausa, cuya sentencia condenatoria costó una moción de censura y la presidencia del Gobierno a Mariano Rajoy, había abundante documentación sobre la conexión suiza para el lavado y evasión de capitales. Y entre los miles de folios figuraba una carta directamente relacionada con una transferencia por más de 2 millones de euros a la cuenta “Soleado”, abierta en 1995 en el banco Credit Suisse. La carta, que pertenecía a la sociedad Rhone Gestion S.A, iba firmada por Arturo Fasana.

La Fiscalía suiza ha pedido a la Audiencia Nacional los audios del encuentro que mantuvieron en Londres, en el año 2015, el excomisario Villarejo y la que fuera amiga del rey emérito para incorporarlos a la investigación que tiene abierta contra presuntos testaferros en cuentas bancarias del país helvético. En aquellas grabaciones, Corinna llegaba a asegurar sobre Juan Carlos I: “Han puesto algunas cosas a nombre de su primo, que es Álvaro Orleans de Borbón, que también vive en Mónaco. Las cuentas de banco en Suiza, que no volvieron con la amnistía, las han puesto a su nombre. Ahora están tratando que yo pase esas cosas a Álvaro a través de Dante (Canonica). Me están haciendo la guerra porque yo no quiero cometer un delito”.

La clave del patrimonio oculto del rey emérito (la revista Forbes le adjudica una fortuna de 2.000 millones de euros) podría pasar necesariamente por poner al descubierto los negocios de Fasana y Canonica. Que ambos profesionales de las finanzas hayan sido señalados por Corinna, en sus audios, como posibles gestores de los negocios del rey emérito, ha llamado la atención del fiscal Bertossa. ¿Podría el acusador público suizo llamar a declarar en calidad de testigo a Juan Carlos I para que el rey emérito aclarara sus supuestas relaciones con los dos asesores financieros? Cabría esa posibilidad, ya que en Suiza el monarca no goza de inviolabilidad. Con todo, esta hipótesis se antoja remota.

Según los informes de la UDEF, Fasana fue detenido el 20 de mayo de 2009 en Madrid, instruyéndose diligencias 50.020 de la Brigada de Blanqueo de Capitales por un presunto delito de blanqueo, asociación ilícita, cohecho, fraude fiscal, tráfico de influencias y falsedad. En su declaración en sede policial, Fasana declaró que era gestor de patrimonios de la empresa Rhone Gestion y que ocupaba el cargo de presidente de dicha compañía. El beneficiario económico y apoderado de la citada empresa era Francisco Correa, cerebro de la trama Gürtel, “con cuenta bancaria en la entidad Credit Suisse, la cual se nutrió de fondos provenientes de otras cuentas bancarias del propio Correa, existentes en Mónaco, Suiza e Islas del Canal”, según el informe de la UDEF al que ha tenido acceso Diario16.

La Fiscalía suiza tiene un largo trabajo ante sí para desenredar el entramado de sociedades interpuestas que rodean a la cuenta “Soleado”. Así, Fasana fue el creador de una sociedad panameña denominada Mall Bussiness, a nombre de Pablo Crespo, socio de Correa y también procesado por Gürtel. Según el informe de la UDEF, Fasana “se encargó del pago de los gastos y mantenimiento de la Sociedad Holandesa Clandon BV y Lubag NV, esta última domiciliada en las Antillas Holandesas, Curaçao, a través de la cuenta de Golden Chain en Credit Suisse, desde la cual también transfirió fondos para ampliar el capital de otra sociedad, Clandon BV”.

En relación con la referida carta vinculada a “Soleado”, la UDEF asegura que se adjuntan dos cheques por importes de 900.945 euros y 1,3 millones que se corresponden con la compra parcial por parte de una empresa holandesa de la sociedad Chartre Inversores S.A. (compañía española) propietaria de un edificio industrial en Colmenar Viejo. Nadie sabe con exactitud cuánto dinero de la corrupción se ha evadido a Suiza desde el año 1995 a través de “Soleado”. Esa cuenta de nombre tan poético en manos de la Fiscalía suiza ante la que ahora tiemblan empresarios y nombres ilustres de la vida pública española.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here