En el día de ayer se tuvo que repetir la Asamblea por la que el Partido Socialista aprobaba los acuerdos alcanzados con Mesa de Convergencia y Partido Popular para evitar que Francisco Bella, ex alcalde de la población onubense, pudiera llegar a ser el primer edil.

Tal y como publicamos en Diario16, para alcanzar ese pacto se tuvieron que celebrar largas reuniones y negociaciones entre los diferentes partidos almonteños: «Ha sido muy duro y muy largo», confirman a Diario16 fuentes de la negociación, que añaden que «el último intento de negociación se cerró de madrugada, a las 5:30, y justo antes del pleno aún no había nada. En último momento el PP recibió llamadas de su provincial exigiendo la paralización del pacto. Aun así, se ha firmado y se les ha abierto un expediente de expulsión».

En el caso de Almonte se demostró que en la política municipal se anteponen los intereses de la ciudadanía a los de partido o los personales, porque para conseguir cerrar este acuerdo todos los partidos han tenido que hacer importantes cesiones como, por ejemplo, lo ocurrido con el PSOE, donde han renunciado a sus actas de concejales la anterior alcaldesa, Rocío Espinosa, y el número dos de la candidatura, Antonio J. Díaz. En el Partido Popular también ha renunciado su cabeza de lista, Matías Medina. «Todos hemos tenido que ceder mucho, pero el objetivo común era claro, luchar por un gobierno alejado del oscuro pasado que nos llevó a la situación económica y social actual», confirmaron a Diario16 las mismas fuentes.

Sin embargo, en el PSOE de Almonte había una serie de militantes que estaban haciendo la labor de «agente doble», puesto que también trabajaban para el partido de Francisco Bella. Algunos de ellos, incluso «fueron interventores de Ilusiona en las mesas electorales», confirman a Diario16 fuentes socialistas.

Estos militantes denunciaron ante los órganos internos del partido la Asamblea por la que el PSOE aprobó las condiciones del pacto. Según la denuncia, a la que ha tenido acceso Diario16, esa Asamblea no cumplió con una serie de requisitos porque, en base a lo indicado en dicho documento, «Tradicionalmente, nuestro partido, ha usado este tipo de denominación de asambleas para dar información sobre cuestiones de cierta importancia o de la vida diaria del partido, nunca para aprobar cuestiones de magnitud, como un acuerdo político con otras formaciones» y dan la responsabilidad de la aprobación de esos pactos al Comité Federal.

Esa denuncia ha llegado a Ferraz donde, según confirman fuentes socialistas consultadas por Diario16, aún no se ha tomado ninguna decisión sobre la misma. ¿Estará la Secretaría de Organización de José Luis Ábalos en condiciones de anular un procedimiento interno iniciado por una serie de militantes que, en realidad, y según las fuentes consultadas, están «trabajando» para otro partido?

¿Cómo unos militantes socialistas pueden actuar en contra de su partido para beneficiar a un tercero en el que, además, también están militando o colaborando? Es un comportamiento, cuanto menos, poco ético, por no utilizar calificativos más contundentes pero que se ajustan más a la realidad. Se trata de un modo de corrupción política porque cuando se está traicionando al partido en el que militas para favorecer a otro no tiene más nombre que el de corrupción.

Sin embargo, la militancia socialista de Almonte ha salido al paso con su dignidad y repitió la Asamblea en la noche de ayer con la presencia de importantes dirigentes provinciales y regionales que dieron fe de la transparencia del proceso. Para evitar anomalías, sólo se dejó acceder a quien acreditara documentalmente su condición de militante y, finalmente, la militancia votó abrumadoramente en favor del pacto de gobierno de Almonte: 114 votos a favor y 14 en contra.

Tanto la clase política como la ciudadanía almonteña ha dado un ejemplo de ética a la hora de cerrar un pacto difícil que tiene como principal finalidad que la localidad onubense siga avanzando y, en segundo término, no entregar la alcaldía al hombre que la ocupó durante 20 años bajo las siglas del PSOE y que salió de ella acosado por las imputaciones en casos de corrupción.

Compartir
Artículo anteriorJerome Powell
Artículo siguienteTapiar
Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + doce =