Concentración de la Fesp UGT Madrid para pedir la jornada laboral de 35 horas en el año 2015 Foto Agustín Millán.

La Federación de empleadas y empleados de los Servicios Públicos de UGT Madrid  había enviado a la Directora General de Función Pública de la Comunidad de Madrid una carta con fecha 14 de mayo, en la que solicitaban entre otras medidas, la recuperación de la jornada de 35 horas.

Esta medida se exigía tras la publicación del Informe del  Ministerio de Hacienda, en el que la Comunidad de Madrid cumplía con los tres objetivos de estabilidad presupuestaria, de deuda pública y de la regla de gasto del ejercicio 2018.

Desde el sindicato se solicitó que se convocase Mesa General de Negociación de la función pública madrileña, para poder negociar la recuperación de derechos, entre los que está la jornada de 35 horas.

A cuatro día de las elecciones al Parlamento de la Comunidad de Madrid del 26 de mayo, se ha comunicado a la Federación de empleadas y empleados de los Servicios Públicos de UGT, que se rechaza ja convocatoria de Mesa General. El Gobierno regional madrileño del PP, alega que ese informe no es lo suficientemente válido para adoptar esta decisión, sino que nos remite a uno futuro que el Ministerio suele publicar en el mes de octubre.

El sindicato UGT Madrid denuncia que en la Comunidad de Madrid no vamos a poder negociar la recuperación de la jornada de 35 horas como sí que han hecho (en base al mismo informe) en otras Comunidades Autónomas como Asturias y Castilla y León. Ambas tienen ya acordada la forma en la que vuelven a la jornada de 35 horas.

Por ultimo desde la Federación de empleadas y empleados de los Servicios Públicos de UGT, esperan “que el próximo Gobierno Regional dé prioridad a negociar la recuperación de la jornada de 35 horas, que el Gobierno actual no lo ve oportuno.”, han señalado a este diario.

Recuperar la jornada de 35 horas

Para UGT Madrid la vuelta a la jornada de 35 horas semanales es un derecho que les arrebataron con la excusa de la crisis y que iba a ser temporal. La crisis terminó y la medida sigue sin revertirse. Para el sindicato, volver a las 35 horas, además de ser cuestión de justicia, supone:

Más empleo: La creación de empleo, tan necesaria con un mercado laboral tan precario, sería un efecto fundamental del regreso a la jornada de 35 horas. Mayor reparto del trabajo para que un mayor número de personas puedan acceder a un puesto.

Conciliación: Jornadas más cortas son imprescindibles para conciliar el desarrollo profesional y la atención adecuada al plano familiar y personal de todas y todos.

Productividad y ahorro energético y económico: Menos tiempo de trabajo y una organización más lógica suponen mayor productividad y ahorro energético.

Igualdad y corresponsabilidad: Para avanzar hacia una sociedad igualitaria con un reparto equitativo de las responsabilidades laborales y familiares, son necesarias jornadas más cortas. Solo así será posible romper el modelo de feminización de los cuidados que hace que sean las mujeres quienes piden mayoritariamente reducciones de jornada, jornadas parciales o incluso abandono del trabajo, ahondando en la brecha salarial y en la precariedad laboral que se ceba especialmente con las mujeres.

El clamor de las 35 horas: Desde UGT han “mantenido prendida la llama de su reivindicación desde el primer momento”. Entregaron más de 26.000 firmas manuscritas de trabajadoras y trabajadores reclamando la vuelta a las 35 horas, sembraron las solapas de la Administración Autonómica con sus famosas chapas de las #35horas, recogieron cientos de respuestas a su cuestionario online, entre otras medidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 2 =