El líder ultraderechista Santiago Abascal, este sábado, en la caravana de coches organizada por Vox. Foto: Vox.

Nadie en el partido ultraderechista Vox podía pensar que el principal obstáculo al impacto de la moción de censura que este miércoles se debate en el Congreso de los Diputados procedería de su mismísimo líder, Santiago Abascal, que aún no ha declarado a la Cámara baja como es preceptivo la compra de una mansión en una zona de alto poder adquisitivo de Madrid sólo seis días antes de presentar la moción a finales del pasado mes de julio.

El chalé dispone de garaje propio, tiene 185 metros cuadrados y está ubicado en una zona de alto poder adquisitivo al norte de Madrid

La periodista Alicia Gutiérrez adelanta en el diario Infolibre que Abascal compró hace tres meses una mansión de 185 metros cuadrados con garaje, jardín de cien metros, yubicada en una zona de alto poder adquisitivo al norte de Madrid, sujeta a una hipoteca de 736.000 euros pero cuyo precio se desconoce. El líder de Vox debería haber comunicado esta adquisición al Congreso de los Diputados y haber actualizado su declaración de bienes, algo que aún no ha hecho hasta el momento. La compra se formalizó ante notario el 23 de julio, seis días antes de que Abascal anunciase su intención de presentar la moción de censura contra Pedro Sánchez.

Hasta este momento, la única declaración de bienes de Abascal que figura en la web del Congreso tiene fecha de 20 de noviembre del 2019. Esta recoge que en el año 2018 ganó 55.148,54 euros procedentes de Vox. Este año percibirá en torno a 120.000 euros y hasta ahora no ha presentado ningún documento que altere o complete su declaración de bienes.

Mutismo en Vox

Los datos adelantados por Infolibre señalan que Abascal, casado en régimen de gananciales, posee la titularidad del 40% del chalé. Esto es así porque su mujer adquirió un 20% con carácter privativo, es decir, con dinero procedente de una herencia, donación o venta de un inmueble que poseyera antes de casarse.

Esta noticia, publicada apenas un día antes de la moción de censura que se debatirá este miércoles en el Congreso ha caído como un jarro de agua fría en la formación ultraderechista, que aún no ha emitido ninguna versión oficial de la irregularidad cometida por su líder al no comunicar al Congreso este cambio en la modificación de sus bienes. El mutismo es absoluto en Vox.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre