Las elecciones autonómicas de Madrid se celebran en día laborable, un hecho que en la comunidad no se recordaba desde los primeros años de la Transición. Esto ha provocado que decenas de miles de madrileños y madrileñas hayan decidido acudir a ejercer su derecho al voto en el momento de la apertura de los colegios y que, en consecuencia, se hayan formado importantes colas que, además, de la afluencia masiva, pueden tener como causa las medidas de seguridad y prevención contra el Covid19, lo que hace prever que pueda haber otros dos momentos clave a la hora de votar: la hora de la comida y el horario de cierre que, en principio, también será utilizado por las personas contagiadas o con síntomas.

En principio, y hasta que las autoridades electorales indiquen si han existido incidencias en la conformación de las mesas, la jornada se está desarrollando con absoluta tranquilidad.

La participación es uno de los factores que tendrán, nuevamente, una importancia capital en el resultado final de estas elecciones. De ahí que los candidatos, sobre todo los de la izquierda, hayan hecho constantes llamamientos al voto. Tradicionalmente, una participación alta beneficiaría a los partidos progresistas. Sin embargo, en un escenario tan polarizado y con una división absoluta en dos bloques, la tradición de podría romper.

Desde luego, si se toma el incremento del voto por correo en un 41%, todo indica que la participación podría ser histórica.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre