Tal y como publicamos en el día de ayer, la banca española no puede evitar el impulso de aplicar cláusulas o comportamientos abusivos. Hay quien piensa que esta situación ya está llegando a ser patológica. La última —o la penúltima, que con el sector financiero nunca se sabe— es lo que está ocurriendo en el proceso de tramitación y concesión de las líneas ICO que lanzó el Gobierno para paliar las consecuencias económicas en las empresas, principalmente en las pymes y los autónomos.

Sin embargo, según distintas fuentes consultadas por Diario16, así como por las denuncias de múltiples asociaciones y patronales sectoriales, la banca está priorizando a determinados clientes, incluso a quienes no necesitan esas líneas de crédito, llegando, además, a ofrecerles cantidades preconcedidas. Un empresario ha comentado a Diario16 que «el director de mi oficina me llamó para ofrecerme una línea de crédito “de las del gobierno”, que no iba a tener problema para que lo concedieran. La situación de mi empresa no es boyante pero en este momento no me hace falta ese dinero. Lo rechacé porque pensé en mi vecino, que tiene un pequeño restaurante, y que las está pasando putas».

La responsabilidad social de este empresario contrasta con la actitud de la banca a la hora de priorizar entre ciertos clientes preferentes y los que realmente les hace falta esas líneas de crédito. Otro empresario consultado por este medio nos indicó que tuvieron que cerrar su negocio porque así lo requirieron las autoridades sanitarias y autonómicas, vio en el anuncio del Gobierno un rayo de luz de cara al momento en que tuvieran que reabrir la empresa. El primer día en que se abrieron las solicitudes, uno de los bancos con los que trabaja le dijo que «ya se habían terminado los fondos. Los de las mejores ventajas. “No podéis acceder a ellos”, nos dijo el director y que tenía que esperar una nueva fase en que inyecten más dinero».

Otro aspecto que sorprendió a este empresario eran las condiciones que le pusieron en otras entidades, como las comisiones de apertura o los gastos de notaría. En contra de lo que ha ocurrido en otros casos, a este empresario los tipos de interés que le ofrecieron fueron más bajos que los de un préstamo normal ni tampoco se lo condicionaron a la adquisición de otros productos. Sin embargo, el resto de los bancos con los que hablaron «te apremiaban, te metían prisa para presentar la solicitud “no vaya a ser que se acabe”».

Por otro lado, la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), en declaraciones a Diario16, ha confirmado que estas prácticas abusivas se están produciendo tanto en lo referente a la priorización a ciertos clientes preferentes respecto a pymes y autónomos que necesitan estas líneas de crédito del ICO, como en lo referido a la venta cruzada de productos. En el primer caso, además, UATAE denuncia que tienen detectados casos en los que la entidad dilata mucho la respuesta del préstamo.

Por esta razón, viendo estas prácticas de la banca, UATAE remitió una comunicación a la ministra Nadia Calviño, sobre todo después de que el ICO haya indicado que las ventas cruzadas de productos no se pueden realizar en este tipo de préstamos o que el Banco de España señalara que hará una vigilancia sobre las condiciones de estos créditos.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. La banca siempre gana,el pobre trabajador siempre pierde.El pobre trabajador autonomo que pida un prestamo siempre va a perder con toda la burocracia y papeleos que le van a pedir, a parte de gastos de notario,seguros,asesorias para tramitar los prestamos,o sea que el pequeño siempre pierde.

  2. Para cuando una banca pública sin intermediación de la privada. ¡O es que el Estado es simplemente un apéndice de los banqueros?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre