viernes, 27enero, 2023
9.9 C
Seville

La Audiencia Nacional investigará la aplicación de dosis de refuerzo de la vacuna en personas que han superado la infección recientemente

Los expertos no entienden la inoculación después de una infección reciente

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

La Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional admitió ayer el recurso presentado por el abogado Curro Nicolau sobre la administración de dosis de refuerzo de la vacuna contra la Covid-19, donde denuncia que el Ministerio de Sanidad «no cuenta con aval científico» ante la decisión tomada.

El magistrado ponente deberá responder con brevedad a la solicitud de la medida cautelarísima solicitada por el recurrente, quien considera urgente que se tomen medidas antes de que el fármaco se inocule «a millones de personas sin una base científica y poniendo en riesgo la salud de las personas según están mencionando diversos expertos en materia de inmunología».

Desde la Audiencia Nacional se dan cinco días al órgano administrativo correspondiente para que se presente el expediente completo, con los informes y datos que justifiquen la decisión del ministerio ante estas inoculaciones de refuerzo en personas que acaban de pasar la infección.

El recurrente afirma en su escrito que desde el Ministerio de Sanidad se ha tomado esta decisión sin contar con estudios científicos que valen la inoculación de refuerzo.

«Resulta palmario que el Ministerio de Sanidad no ha aportado ningún dato científico para que en España se siga con dicho criterio en la vacunación en caso de reinfectados, pudiendo ser contraproducente para la salud de las personas una dosis de refuerzo de la vacuna en un periodo de 4 semanas después de obtener una prueba PCR negativa tras una infección del virus SARS-COV2».

En el documento de Sanidad, según recoge Europapress se recoge que «en las personas con antecedentes de infección sintomática o asintomática por SARS-COV2, con 65 años y menos edad (a excepción de las personas residentes en centros de personas mayores, grandes dependientes y personas con condiciones de muy alto riesgo) e independientemente de la fecha de confirmación de la infección, se recomienda una sola dosis como primovacunación a las 4 semanas tras la infección».

El recurrente señala que «el criterio adoptado en la estrategia de vacunación citado carece de respaldo científico y por tanto, de motivación». Y por eso aduce que se da «nulidad de pleno de la resolución recurrida» porque resulta «contraria a derecho de protección de la salud en la medida que el Ministerio de Sanidad no está siendo diligente al adoptar esta decisión sin contar con estudios o informes científicos previos que vengan a avalarla».

El presidente de la Sociedad Española de Inmunología considera que «no tiene sentido»

A este respecto, el presidente de la Sociedad Española de Inmunología, Marcos López Hoyos, ha declarado para El País que «desde el punto de vista inmunológico no tiene sentido».

Señala El País que «No hay estudios que avalen esta pauta: la ómicron es tan reciente que no ha dado tiempo a hacerlos. Hasta ahora, la estrategia de vacunación siempre se había basado en la evidencia científica. Los expertos de la Ponencia de Vacunas fueron más conservadores que otros países al recomendar la dosis de refuerzo. Esperaron a que todos los datos la avalasen, especialmente en la población menor de 60 años, cuyo riesgo de enfermar gravemente o morir es muy bajo si han recibido la pauta completa.» Sin embargo, para esta dosis de refuerzo (cuarta dosis), «para los recién infectados la estrategia no ha esperado a contar con evidencia científica», apuntan. López Hoyos afirma que no encuentran explicación. Incluso, subraya «puede generar problemas en el sistema inmunitario» con tan corto intervalo.

«Tras la vacunación, una infección por ómicron es como una nueva dosis, pero más completa, porque no sólo nos exponemos a una parte del virus, como con la inyección, sino a todos sus antígenos. Semanas después el organismo tiene anticuerpos efectivos. No por dar una y otra dosis hasta el infinito sin espaciamiento de tiempo vamos a conseguir una mejor protección» ha señalado.

Adolfo García-Sastre, director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, tampoco entiende las razones para recibir una inyección tan próxima a la infección. «Yo no me la pondría cuatro semanas después de contagiarme, ya que esta exposición al virus sirve como dosis de refuerzo. Esperaría unos meses a una vacuna diseñada frente a las nuevas variantes. Lo que sí haría es seguir poniendo esa tercera dosis a quien no ha pasado la enfermedad», dice.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. Buenos días doña Beatriz. Me alegro de «verla» de nuevo por aquí, de verdad. Llegué a pensar que había sido Ud. purgada. Gracias por su artículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído