Ayer tuvo lugar el inicio del juicio por el atentado cometido en agosto de 2017 en Cataluña donde 16 personas fueron asesinadas y 140 resultaron heridas de distinta gravedad.

Entre las víctimas, fue asesinado el pequeño Javier, cuya familia está representada por el abogado Jaume Alonso Cuevillas y Agustí Carlos. Los abogados presentaron un documento que cuestiona el análisis de ADN realizado a los supuestos restos mortales encontrados en la casa de Alcanar.

El imán de Ripoll, Abdebatty Se Satti fue el presunto organizador de los atentados, cerebro de la célula terrorista y habría muerto en la explosión que se produjo en la casa de Alcanar donde los terroristas estaban manipulando los explosivos.

En los restos de la explosión se habrían encontrado partes del cuerpo del imán que habrían sido analizadas para comprobar su identidad. Sin embargo, las pruebas realizadas para llegar a esta conclusión no se habrían adaptado a los requisitos que se establecen en España.

Según señala ElMon, el documento elaborado por dos forenses cuestiona que el análisis de ADN hecho en Marruecos sea fiable. Los abogados han intentado presentar el documento en la sesión de ayer, en el trámite de cuestiones previas, pero el presidente del tribunal, Félix Guevara, no lo ha permitido alegando que se trata de un juicio sumario.

Ayer por la tarde los abogados presentaron un recurso solicitando la incorporación de la prueba documental que puede ser de vital importancia en el asunto.

El estudio genético de Marruecos no tiene validez en España

El informe ha sido elaborado por Ángel Carracedo Álvarez, catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Santiago y presidente de la Academia Internacional de Medicina Legal, y por el doctor Carles Pla Zanyu, catedrático emérito de Genética y director del departamento de Biología de la Universidad de Girona. Los dos expertos afirman que el estudio genético realizado en Marruecos a los supuestos restos del imán de Ripoll no tienen validez en España.

«El dictamen pericial número ATT479/27 elaborado por el Laboratorio de Policía Científica de Casablanca, con fecha 9 de enero de 2018, que concluye que el vínculo biológico entre el ADN de familiares de Es Satti (Iman de Ripoll) y un perfil de ADN obtenido tras los atentados corresponde a Abdelbaki es Satty, no cumple los estándares mínimos requeridos en el ámbito genético. El estudio no contiene los resultados ni tampoco realiza un análisis estadístico de los mismos como es exigible, señalan.

Además, tal y como está elaborado el informe, «no permite un contraste de la hipótesis ni poder emitir una segunda opinión o contrainforme», explican los expertos. La conclusión a la que llegan es que el estudio de ADN realizado «incumple la guía de estándares publicada por el Ministerio de Justicia e incumple todos los estándares internacionales».

Desde la defensa, esperan poder analizar en profundidad lo sucedido al imán de Ripoll, que habría sido confidente del CNI.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre