Hablamos con el CEO de una de las empresas que pondrá en marcha un proyecto  único a nivel internacional: mantener limpio el aire y las superficies en uno de los hoteles que albergan a personal sanitario ante la pandemia por COVID-19

Desde diario16.com nos ponemos en contacto con Juan Gil Gutiérrez, CEO de Pradditive, una de las empresas intervinientes para que nos explique en qué consiste el proyecto pionero que se está poniendo en marcha estos días en el Hotel B&B Aeropuerto T4 de Barajas. 

Por primera vez se aplicará la tecnología de ionización bipolar por plasma fría  en un hotel utilizado por el personal sanitario para su descanso y  que hasta ahora la misma se ha venido utilizando con éxito en España en el ámbito industrial, en sectores punteros como la automoción o la agroalimentaria (productos lácteos frescos) para el control bacteriológico del ambiente ocupado y de producción.  Según el conocimiento de  las empresas responsables e  involucradas  en esta iniciativa es la primera vez que la ionización bipolar por plasma frío, un sistema de limpieza y depuración del aire y superficies se pone en marcha en un lugar como un hotel en España, y precisamente este proyecto innovador y único a nivel internacional, está siendo posible gracias a la colaboración totalmente altruista y desinteresada de distintas empresas y organizaciones. 

El objetivo: que el personal sanitario que se está alojando estos días en distintos hoteles que han cedido sus instalaciones para que puedan descansar, lo hagan con mínimos riesgos posibles ante el contagio, aplicando está mejora en la limpieza del aire y de las superficies, algo fundamental ante esta pandemia de COVID-19.

Cómo empieza el proyecto

Este proyecto nace de la unión, desde hace varios años entre Pradditive y Tayra. Tayradistribuidor de la tecnología en España,es una empresa especialista en el tratamiento del aire y calidad de ambiente interior, y Pradditive, socio comercial en España, es especialista en el rendimiento de los equipos de climatización, mediante la aplicación de tratamientos contra el ensuciamiento de aceite (OilFouling) en el circuito frigorífico. 

Ambas empresas han estado trabajando conjuntamente en grandes proyectos y cuentan entre sus clientes con grandes firmas (de automoción, alimentación, grandes superficies comerciales, laboratorios y del sector del juego por ejemplo, en España). Pradditive y Tayra Son dos empresas pymes españolas que se han embarcado en esta aventura apostando con su propio capital, sin más objetivo que colaborar ante una crisis sanitaria que necesita respuestas y ayuda de todos los sectores. 

Precisamente, hace dos semanas, Juan Gil y Paul Gerard O’Donohoe escucharon que se ofrecían diferentes hoteles para hacer frente a la crisis sanitaria por COVID-19. Como técnicos, en este momento se dan cuenta de que los hoteles, por normativa no disponen en sus instalaciones de sistemas de filtración de alta capacidad (HEPA), contra virus y bacterias (son hoteles y no quirófanos). Se ponen en contacto con los hoteleros para ofrecerles la tecnología que ellos aplican al sector industrial, comercial, sanitario  y agroalimentario, un sector que tiene que cumplir una normativa muy estricta (para evitar la contaminación aérea de partículas orgánicas volátiles, virus y bacterias). El reto en este caso es que esta tecnología nunca se ha aplicado a edificios como son los hoteles en España.

De esta forma, estas empresas decidieron ponerse manos a la obra para ayudar a los hoteles para que así pudieran servir aún mejor al personal sanitario. Según nos explica Juan Gil,  “la información que proviene de la OMS, y de distintos expertos, señala que no es difícil acabar con este virus; el riesgo que tiene es la alta transmisibilidad y la carga vírica. El virus de la gripe común, por ejemplo es mucho más resistente que el SARS-COV-2 (que es el que provoca el COVID-19). En particular el virus del COVID-19 no es difícil de eliminar”. Nos dice Juan Gil que ya han hecho pruebas, en el mismo sentido que se han realizado otras como por ejemplo en Japón y Corea de Sur, sobre la aplicación de ionización contra la familia de los  COV’s y sus resultados son muy positivos.

¿En qué consiste la ionización? Cuando se ponen en contacto con los primeros hoteleros de la campaña #hoteleshospitales (siete en un principio), la información técnica que les envían, revela la necesidad de destinar un gran número de equipos, uno por habitación, dado su sistema de climatización VRV, algo inasumible en inversión particular para estas empresas involucradas. No podrían sufragar este proyecto al 100%. Aunque se puede aplicar esta tecnología a la instalación preexistente de cualquier edificio, buscaban un hotel con un tipo de instalación determinada, para testear y dejar patente la ventaja que tiene la ionización y su capacidad para eliminar el virus. 

Y es cuando aparece la cadena B&B: concretamente el hotel Aeropuerto T4. Su sistema de climatización es parcialmente centralizado. Tienen una enfriadora de agua y UTA (unidad de tratamiento de aire) para suministrar el aire de ventilación necesaria repartiéndolo a las habitaciones, ambos en la cubierta. Se va a realizar un estudio de adecuación del sistema de ionización teniendo en cuenta las limitaciones que el sistema de distriducion de aire y de tratamiento que hay en cada habitación. El equipo de investigación verá la mejor manera de ionizar el aire conforme con las idiosincrasias del hotel.

Hablaron con Lucía Méndez-Bonito, CEO de la cadena hotelera francesa B&B Hotels.  Llegaron a ella a través de su llamamiento en redes sociales a la colaboración solidaria. Después de hablar y explicarle en qué consistiría el proyecto, encontraron la manera de ponerlo en marcha.

En este momento están a la espera de la llegada inminente del material necesario para ponerlo en marcha en las próximas horas. Se espera que los equipos necesarios aterricen pronto, aunque hay fuertes restricciones también el tráfico aéreo, y así puedan acometer las instalaciones  tan pronto como sea posible.

“Nos sentimos muy agradecidos y conmovidos por la respuesta de hoteleros como B&B Hoteles, Room Mates Hotels o el grupo Palladium, qué fueron los primeros en dar un paso adelante. Al fin y al cabo, ellos cuidan de nuestros sanitarios, que es cómo cuidarnos a todos”, ha declarado Juan Gil.

Nos comenta juan Gil que también quiere agradecer la colaboración e implicación de la dirección ejecutiva del fabricante de la tecnología y su responsable correspondiente, Mr. Russel, socio tecnológico de Paul Gerard O´Donohoe, ambos de origen dublinés, Irlanda, quien lleva más de 30 años trabajando en España y quien será el que se encargue de organizar los ensayos correspondientes y validación de los resultados junto con los demás colaboradores comprometidos con este proyecto.

¿En qué consiste el proyecto pionero?

Se trata de la aplicación de una tecnología contrastada, el sistema de ionización bipolar de plasma frío: la ionización carga las moléculas de oxígeno de iones positivos y negativos, higienizando el aire presente en el edificio de forma continua e intensiva, y de forma compatible con la presencia de vida humana.  las moléculas de oxígeno, cargadas de iones negativos y positivos, generan una, “llamésmosla, supermolécula” con iones de más, que cuando entra en contacto con las partículas contaminantes presentes en el aire forman clústers o agrupaciones, para su eliminación mediante la filtración convencional, si se dispone de ella en la instalación. La naturaleza siempre busca el equilibrio y se reordena, cediendo estos iones extra en contacto con las partículas contaminantes de carga contraria, y es en ese intercambio de iones que se produce la oxidación y la desactivación o eliminación de bacterias y virus, tanto en el aire como en las superficies en contacto con el aire dentro del edificio.

Diferencia con el tratamiento de ozono: La ionización puede generar confusión con otras tecnologías perfectamente válidas para la esterilización, como las tecnologías de tratamientos de ozono, unas medidas que se están utilizando también de manera altruista. Una alta concentración de ozono no es compatible con la vida humana: en una concentración muy alta resulta tóxico, y por lo tanto, la ionización representa una ventaja competitiva: es compatible con la vida humana. En el caso del ozono, por ejemplo para limpiar una ambulancia, en menos de una hora se habrá esterilizado por completo, pero no debería utilizarse el vehículo hasta la eliminación del ozono que por decantación natural llevaría un periodo de tres o cuatro horas. Sin embargo, la ionización sí permite mantener el sistema de climatización, trabajando de manera intensiva y continua, reduciendo la carga vírica y limpiando el aire que van a estar respirando los sanitarios del hotel mientras dure esta situación. Además, el ozono no elimina la contaminación posterior a su aplicación mientras la ionización sí ya que se puede suministrar en la presencia de personal.  

Este sistema no estaba pensado específicamente para acabar con el Coronavirus, sino para crear una barrera anti contaminación y de protección colectiva de amplio espectro.

Es la primera medida de protección colectiva contra virus y bacterias que se puede aplicar a una crisis como esta. Influye directamente en la salud de las personas, al tener una mejor calidad del aire (eliminando virus, bacterias, partículas orgánicas volátiles y aerosoles), se reducen enfermedades laborales, las reacciones alérgicas, por ejemplo, principal razón del absentismo laboral.

Y además, desde el punto de vista de la huella de carbono y de la eficiencia energética, una mejor calidad del aire redunda en un menor consumo energético.

Es fundamental tener claro que esta tecnología no es la solución al virus: “no somos la solución al virus”, subraya Juan. Esta tecnología termina con contaminantes de amplio espectro en el aire y atacará al SARS-COV-2 en las superficies donde se deposite. La tecnología de la ionización aplicada en la industria jamás estuvo pensada específicamente para acabar con el COVID-19. Esta tecnología puede acabar con este virus dentro de edificios, como en salas de hospitales, aunque  se dispone de un sistema de filtración de alta capacidad tipo HEPA. Sería de perfecta aplicación por ejemplo, en las UCI´s , en los hospitales de campaña, o los grandes espacios habilitados en pabellones que nunca fueron diseñados para esta situación, también aquí sería muy útil.

Una ayuda para reducir la carga viral

Uno de los problemas más importantes a los que han de hacer frente los trabajadores del ámbito sanitario es la carga viral, según ha señalado la comunidad médica. Nos pone Juan como ejemplo para entenderlo “la mayonesa contaminada por salmonella”: una cucharada pequeña de un alimento contaminado te puede dar una mala tarde; mientras que comer grandes cantidades conllevará grandes complicaciones, incluso la muerte. Con el COVID-19 sucede lo mismo: el personal sanitario, al estar continuamente expuesto al virus, acumula carga viral, lo que en ellos conlleva un altísimo riesgo de sufrir con mayor virulencia los efectos de la infección. 

En este sentido, precisamente lo que hace la ionización es limpiar el aire y superficies, todo aquello que esté en contacto con el aire, reduciendo la carga vírica. “No somos el eliminador del COVID-19. Somos una solución para el tratamiento del aire, de amplio espectro: acabamos con olores, con partículas en suspensión, bacterias y virus”. “Por lo tanto, aplicado al hotel, que es la hipótesis de partida con la que estamos trabajando, estamos aplicando un sistema industrial como la primera medida de protección colectiva en un lugar donde antes nunca se había instalado”. Esto tendrá efectos a futuro, sin duda: pues estos equipos pueden ser tenidos en cuenta a partir de ahora en lugares donde no se había puesto en marcha semejante tecnología.

Es una medida de contención colectiva, que se debe sumar a todas las demás, en concreto a los EPI’s o equipos de protección individual.

En medio de esta crisis, esta tecnología tiene múltiples aplicaciones.

Quién conforma el equipo

Juan Gil (CEO de Pradditive) y Paul Gerard O’Donohoe (CEO de Tayra), investigador postgraduado de la Universidad tecnología de Dublín, que lidera la investigación,  y que es parte del comité del capítulo Español de ASHRAE (American Society of Heating, Refrigerating and Air-Conditioning), entidad de referencia a nivel mundial en climatización. Ambos ponen en marcha esta idea, después de su experiencia en el ámbito privado, para aplicar el conocimiento acumulado.

Se ha unido para este proyecto Joan Comellas, del grupo Circontrol y PICKDATA cediendo los equipos de medida necesarios. También una empresa de certificación de referencia de Cataluña velará por la calidad normativa en la toma de muestras y cuantificará la composición del aire

Hasta tres universidades se han sumado a este proyecto: la Universidad pública de Navarra,  la ESTAM y la universidad Tecnológica de Dublínen representación, catedráticos acreditados, y un laboratorio bacteriológico de referencia se encargará de analizar los cultivos recogidos en el edificio antes y después de aplicar la tecnología. Todos ellos están colaborando de manera coordinada y desinteresada para aportar mejoras en la salud ambiental y protección de los sanitarios de este hotel.

Juan Gil nos explica que tienen experiencia en proyectos que ya trabajan con esta tecnología, Están muy confiados de conseguir resultados y un gran éxito durante los próximos días. Y sobre todo, quiere dejar claro que este proyecto es absolutamente altruista, sin más interés que aportar lo que saben para hacer mejor ante la situación crítica que estamos viviendo.

El hotel alberga a personal sanitario y este proyecto tiene el objetivo de que estos profesionales puedan descansar en un ambiente lo más seguro posible.

Este sistema no ha sido específicamente diseñado para acabar con el COVID-19. Es una tecnología que se conoce desde hace años, que se aplica para evitar la contaminación aérea en procesos productivos, quirófanos, salas limpias y laboratorios biotecnológicos. Y Juan Gil quiere hacer hincapié, una y otra vez, en esta cuestión. “Aplicamos  una barrera adicional y resistente  a la propagación y consecuente contagio al coronavirus. Higienizaremos el aire y las superficies donde se deposite, reduciendo la carga vírica”. 

“No podemos resolver la pandemia mundial. Pero vamos a intentar convertir un hotel, con nuestro granito de arena, en un ambiente mejor protegido contra la proliferación y contagio de bioaerosoles, virus, etc.   Esta tecnología contribuye, además, a la eliminación de mohos y hongos y a la mejora de la calidad d aire que respiramos dentro de los edificios. Intentar mejorar  en el hotel las condiciones de salubridad.

¿Dónde será interesante aplicarlo durante la pandemia? En hospitales de campaña, sin duda y dónde se agrupe personal crítico, como son los sanitarios. Después de evaluar los resultados de este innovador proyecto, se conocerá mejor la manera de implementarlo.

“En los próximos días haremos los ensayos y obtendremos los resultados, de los que informaremos con absoluta transparencia”. 

Desde diario16.com seguiremos con interés la evolución de este proyecto pionero. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre