El ex presidente de la Asamblea Nacional de Cataluña, Jordi Sánchez, ha salido esta mañana del centro penitenciario de Lledoners para continuar con sus labores de voluntariado.

El líder catalán se encuentra cumpliendo condena de nueve años por delito de sedición, a pesar de que distintos organismos internacionales han pedido su puesta en libertad. No sólo durante la pandemia de Covid-19, sino también por criterios jurídicos. En este sentido, Amnistía Internacional publicaba hace unos días un informe sobre la condena a Jordi Sánchez y a Jordi Cuixart, donde planteaba la necesidad de replantear el delito de sedición en el Código Penal español, y la aplicación de las penas para el caso de los dos líderes catalanes.

Sin embargo, no se ha atendido a estas solicitudes por parte de los organismos judiciales españoles.

Sánchez tenía autorización para llevar a cabo tareas de voluntariado, algo que comenzó a hacer en el pasado mes de febrero en la Fundación Canpedró de Barcelona, atendiendo a personas vulnerables. Este permiso tuvo que ser suspendido por la llegada del nuevo coronavirus.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre