Puntual, antes de que fueran las nueve de la mañana, Jordi Cuixart ha acudido a su lugar de trabajo. Ha salido del centro penitenciario sin necesidad de escolta policial, puesto que así se ha establecido, mostrando la confianza plena en el Presidente de Omnium.

Se da cumplimiento así al permiso penitenciario que había solicitado, con el informe favorable de la Junta de Tratamiento Penitenciario a Favor, y a pesar de que la Fiscalía se hubiera opuesto.

Cuixart es propietario de la empresa Aranow, y allí sus compañeros de trabajo le han recibido con una calurosa bienvenida. No está autorizado para hacer declaraciones a los medios de comunicación, pero sí ha podido dirigirse a sus compañeros. Son más de cincuenta los trabajadores que componen esta empresa dedicada a la producción de maquinaria industrial para envasados. Ha seguido trabajando desde prisión, con las dificultades evidentes que esto comporta. Ahora podrá hacerlo como era habitual en él, que siempre compaginó su activismo social con su trabajo profesional.

Podrá trabajar de lunes a viernes durante nueve horas y media al día.

Estará de vuelta antes de las ocho de la noche, momento en que se realiza el último recuento de los internos en el centro penitenciario de Lledoners.

 

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre