El escritor John Updike en 1957. Foto: Historic Ipswich.

La leyenda del hombre urbano que bajó a comprar tabaco y ya nunca más se le vio el pelo en casa nadie sabe de su origen cierto, pero si hay que acotar esta figura huidiza, cobarde, machista y supuestamente ahormada como arquetipo falaz de “hombre libre” que, cual vulgar conejo, huye despavorido ante los compromisos vitales de cualquier persona en su día a día nadie mejor que el escritor estadounidense John Updike (Shillington, Pennsylvania, 1932-Beverly Farms, Massachusetts, 2009), uno de los indiscutibles maestros de la literatura norteamericana de la segunda mitad del pasado siglo XX. Las novedades editoriales de Gatopardo ediciones este 2020 comienzan con el rescate de una de sus obras narrativas de referencia, Cásate conmigo (1977).

Entrar más allá del dormitorio

Updike retrató, como muy pocos saben hacerlo, la cara ‘b’ del American way of life, y lo hizo despiadadamente, como subraya Martin Amis, un deudo confeso de su arte. “Llevó la novela a otro plano de intimidad: nos llevó más allá del dormitorio y hasta el cuarto de baño. Es como si nada humano le hiciera cerrar los ojos”.

El autor que se consagró definitivamente con Las brujas de Eastwick tras ser llevada al cine en 1987 cuenta en Cásate conmigo un cuadrado amoroso que entrelaza sus anhelos y sobre todo frustraciones e hipocresías en un tour de force donde chocan a cada instante la paz familiar y el deseo sexual, y donde la culpa y la redención siempre retratan a una sociedad que camina a diario en una dualidad irreconciliable.

Ambientada en un suburbio de Connecticut, viva imagen del sueño americano, esta historia de dos matrimonios a punto de arder en las brasas de la pasión irracional sólo la puede escribir alguien como Updike, un “sinvergüenza innato”, según Amis.

El padre de Conejo Angstrom retrata un cuadrado amoroso que entrelaza sus anhelos y sobre todo frustraciones e hipocresías en un tour de force donde chocan a cada instante la paz familiar y el deseo sexual

Lo resume admirablemente el propio Updike en la novela: “Tal vez nuestro problema es que vivimos en el ocaso de la vieja moral, de modo que aún queda la suficiente moral para atormentarnos, pero no la suficiente para mantenernos presos”.

Al igual que algo “inexplicable” impulsa al as del baloncesto que fue Conejo Angstrom a esquivar la realidad que le circunda y a huir sin rumbo fijo en busca de una libertad inconcreta, a las dos parejas arquetípicas americanas que retrata Updike en Cásate conmigo, con traducción de Andrés Bosch, las impulsa un afán irrefrenable por tocar la fruta prohibida y saber qué se siente con ello aun a costa de romper los cimientos de su felicidad.

Updike fue un prolífico autor cuya obra abarca poesía, ensayo, narración breve y novela. Fue galardonado en dos ocasiones con el Pulitzer  (1982 y 1991) y en una con el American Book Award (1982). Su nombre es sinónimo de ácido retratista de la sociedad estadounidense de la segunda mitad del siglo XX.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here