cuatro
Foto: ASOCIACIÓN DE GANDEIROS DE CABALOS DO MONTE DA GROBA.

El servicio de Sanidad Animal de la Xunta ha determinado que los cuatro caballos hallados muertos en un canal empleado para vacunar y desparasitar al ganado en la Serra da Groba, en Oia (Pontevedra), fueron golpeados en la cabeza con una barra de hierro, según han informado fuentes del Servicio de Protección de la Naturaleza, SEPRONA, de la Guardia Civil, que ha iniciado una investigación para tratar de encontrar de encontrar al culpable o los culpables del crimen.

También el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, ha iniciado una actuación ante la Consejería de Presidencia de la Xunta de Galicia tras conocer la muerte violenta de las cuatro yeguas salvajes en el municipio pontevedrés de Oia.

En concreto, la Institución ha solicitado a la Xunta que informe sobre las circunstancias en las que se produjo el maltrato a estos animales, que al parecer fueron apaleados hasta morir.

Las cuatro yeguas, ejemplares de garranos, son équidos salvajes, pero con propietario que habitan la sierra y que anualmente protagonizan las tradicionales «rapas das bestas» en Galicia.

Insta a la Xunta a aclarar el régimen jurídico en el que se ampara la protección de los garranos, especie en peligro de extinción a la que pertenecen los animales muertos

El Defensor quiere conocer el régimen jurídico en el que se ampara la protección de esta especie milenaria en peligro de extinción, ya que no parece haber una posición unánime sobre si se trata de animales silvestres o si son animales de aprovechamiento ganadero.

Según señala la Institución en el escrito remitido a la Xunta, si su carácter es el de animal silvestre, estarían sometidos a la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, mientras que si son animales de aprovechamiento ganadero, su régimen jurídico sería el Real Decreto 804/2011, por el que se regula la ordenación zootécnica, sanitaria y de bienestar animal de las explotaciones equinas y se establece el plan sanitario equino y que es propio de otras especies equinas utilizadas comúnmente.

¡La asociación animalista Libera! y la Fundación Franz Weber reclaman una ley de protección equina en Galicia. Mientras desde el partido animalista PACMA han afirmado que “Los cuatros caballos fueron golpeados salvajemente con una vara de hierro hasta la muerte. ¡Acabaremos con la impunidad de los maltratadores!”

En un comunicado, los colectivos animalistas critican que “la norma autonómica de bienestar animal excluyera a los équidos de su ámbito de protección, cuando estos son torturados de forma habitual, también con cepos y cadenas en sus patas”.

Esperan que la investigación de la Guardia Civil concluya con la identificación y acción judicial o administrativa contra las personas responsables de la muerte de estos cuatro caballos en Oia.

Las yeguas pertenecían a cuatro dueños diferentes de varios municipios de la comarca, y si se trata de un ajuste de cuentas nadie se explica por qué. Según han contado los propios ganaderos, “estos animales, marcadamente territoriales, no molestaban a nadie. Vivían en lo alto, en una zona muy apartada conocida como O Areeiro (Viladesuso, Oia), por la que solo pasa a veces algún ciclista”.

Para acceder al lugar donde se está el pasillo o manga de desparasitación hay que franquear una pista de un kilómetro sin asfaltar, y “para acorralar allí a los caballos salvajes hay que tener experiencia”, han afirmado desde la Asociación de Gandeiros de Cabalos do Monte da Groba.

Esta manga construida por la Comunidad de Montes de Viladesuso, solo se utiliza para el ganado vacuno. La estructura metálica y de hormigón da servicio al veterinario. Los caballos silvestres estaban en un terreno diferente, y quienes perpetraron la matanza “tuvieron que atravesar con ellos dos cercados antes de empujarlos hacia el embudo que lleva al pasillo de desparasitación, imposible que fuese una sola persona”, han afirmado.

1 Comentario

  1. MALNACIDOS!! Deberían ajusticiaros de igual modo o lapidaros sin piedad!!! Estos animales no hacían dañoa a nadie. El ser «humano» como siempre sembrando perversidad, vileza y maldad!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − ocho =