lunes, 27junio, 2022
22.3 C
Seville

Intentos de suicidio, abusos sexuales y violencia: el sufrimiento de los niños afganos en Estados Unidos

Los refugios destinados para acoger a los niños afganos evacuados del país tras la victoria de los talibanes no estaban preparados ni disponían de los recursos para brindar el apoyo de salud mental que necesitaban estos menores

José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

El Repaso del lunes 27 de junio

En El Repaso analizamos las principales portadas de los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En una hora, con El Repaso, tendrás una...

La Corte Penal Internacional corre serio riesgo de caer en la inoperancia por la pasividad de Estados Unidos

Estados Unidos debería reafirmar su apoyo a la justicia para las víctimas de graves crímenes internacionales en todo el mundo, señaló Human Rights Watch...

Pedro Sánchez tendrá que hacer público si tiene acciones en el Santander y otras empresas cotizadas

Lo mínimo que se espera de un presidente un gobierno democrático es la transparencia respecto a su patrimonio. Ahí se incluyen también los vehículos...

La izquierda alternativa andaluza después del 19J. Una lectura constructiva de los resultados

La izquierda alternativa andaluza debe separarse de los oportunistas y melodramáticos análisis que los partidos del sistema hacen de los resultados electorales. Tampoco debe...
- Publicidad -
- Publicidad-

En una tarde fría y nublada a principios de enero, 19 niños afganos fueron trasladados en furgonetas a un refugio administrado por la organización sin ánimo de lucro Samaritas en Grand Rapids, Michigan.

Los empleados del refugio habían oído que podrían recibir niños afganos, pero pensaron que tendrían dos o tres semanas para prepararse para su llegada.

En cambio, recibieron un aviso de apenas 24 horas. Una instalación federal de admisión de emergencia que albergaba a docenas de niños afganos a casi 135 kilómetros de distancia en Albion, Michigan, cerró abruptamente, dispersando a los niños a instalaciones en todo el país, incluida Samaritas.

El refugio no estaba listo. Todo, desde la comida hasta el material de lectura y los procedimientos de quejas y las reglas, todo lo que había estaba preparado para los niños centroamericanos.

En un día normal, alrededor de 10.000 niños y adolescentes están bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) en todo Estados Unidos, la gran mayoría de ellos de Centroamérica. Las instalaciones que los reciben suelen tener empleados que conocen su idioma y cultura. Los trabajadores a menudo hablan español o son inmigrantes latinoamericanos o hijos de inmigrantes. Entienden lo que motiva a los adolescentes centroamericanos a emigrar cada año: buscar una mejor educación, huir de la violencia de las pandillas y ganar dólares para mantener a sus familias.

Los niños latinoamericanos también saben qué esperar porque han escuchado historias de amigos y parientes que emigraron antes que ellos. Saben que pasarán unos 30 días bajo la custodia de la ORR antes de que los envíen a vivir con una familia de acogida. No obstante, los niños afganos eran una historia completamente diferente.

Acoger a los niños afganos dejó a los albergues absolutamente desprevenidos. Muchos necesitaban alfombras de oración, carne halal y conexiones con musulmanes locales que pudieran dirigir las oraciones del viernes. Incluso con intérpretes que hablaban pashto o dari, la comunicación entre los niños y los empleados era difícil, lo que generaba malentendidos y desconfianza.

En las horas previas a la llegada de los niños afganos a Grand Rapids, los miembros del personal estaban luchando porque se estaba produciendo un duro choque cultural tanto para los menores como para los propios trabajadores.

Hubo muchas complicaciones inesperadas, pero en Samaritas pensaron que si no lo hacían esos niños quedarían desamparados.

Traumas, intentos de suicidio y abusos sexuales

El trauma entre los jóvenes era más grave de lo que hasta ese momento se había visto. Los niños estaban desesperados por llamar a casa para ver cómo estaban sus padres y otros familiares, algunos de los cuales trabajaron para el gobierno de Estados Unidos o para contratistas y se habían convertido en objetivos potenciales para los talibanes. Algunos menores se sentían culpables por estar en Estados Unidos mientras sus familias luchaban por sus vidas en Afganistán.

Después de que los niños afganos llegaron a Samaritas, la policía de Grand Rapids respondió casi cada dos días a las llamadas sobre incidentes como personas desaparecidas, amenazas de suicidio, peleas y agresiones

Un niño se puso una soga alrededor del cuello para ahorcarse. Otro día, un menor intentó asfixiar a otro niño con una bolsa de plástico. Unos días después, un trabajador encontró a un niño rascándose el antebrazo. Él le dijo que cuando su cuerpo tiene dolor, le impide a su cabeza pensar en sus problemas.

Mientras tanto, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan, que supervisa los Servicios de Protección Infantil del estado, está investigando las denuncias relacionadas con Samaritas, aunque no está claro en qué consisten exactamente porque hay un hermetismo absoluto amparándose en la confidencialidad.

En Chicago, en un albergue operado por Heartland Human Care Services se vieron superados por la falta de intérpretes para los niños afganos. La policía fue llamada repetidamente a las instalaciones. En enero, los oficiales arrestaron a un joven de 16 años acusado de patear y golpear a dos trabajadores porque le habían separado de sus amigos.

En un comunicado público, Heartland afirmó que su albergue no contaba con los recursos suficientes para brindar el apoyo de salud mental que necesitan algunos niños afganos. “Heartland no está solo en nuestra experiencia de cómo la grave falta de acceso a los recursos de salud mental afectó dramáticamente a los jóvenes afganos no acompañados que llegaron a este país el otoño pasado”, afirmaba el comunicado.

Starr Commonwealth, el sitio de admisión de emergencia en Albion, pareció tener un mejor comienzo. Ofrecía un entorno acogedor con cabañas residenciales en un campus verde y exuberante cuando los niños afganos llegaron el otoño pasado. A diferencia de Heartland, tuvo intérpretes de dari y pashto en el lugar desde el principio.

Pero los abogados que visitaron a los niños en Starr alertaron desde el principio. El sitio era demasiado restrictivo y los niños se quejaron de la falta de actividad física y de no poder llamar a sus familias.

Además, debido a su condición de sitio federal de admisión de emergencia, Starr no tenía licencia del estado. Los activistas de la inmigración han criticado durante mucho tiempo el uso que hace el gobierno de estas instalaciones de emergencia porque funcionan sin supervisión estatal independiente.

El gobierno Biden había comenzado a alquilar el campus a una organización sin ánimo de lucro con el mismo nombre la primavera pasada en respuesta a la gran cantidad de niños centroamericanos que cruzaban la frontera. Starr luego cambió su enfoque a albergar a niños afganos.

Como los niños se quedaron mucho tiempo después de las cortas estancias para las que Starr estaba diseñado, la oficina del sheriff local comenzó a recibir llamadas sobre peleas, fugas y comportamiento suicida. El albergue, en realidad, recordaba a una prisión.

Antes de que Starr cerrara a principios de enero, la oficina del sheriff en el condado de Calhoun recibió referencias de al menos cinco denuncias de protección al menor en apenas tres semanas. En un caso, un joven de 16 años dijo que dos trabajadores lo empujaron y le gritaron. Al ser entrevistado por un diputado, uno de los trabajadores reconoció haber gritado de frustración pero dijo que no pegaba a los niños.

El otro trabajador fue suspendido por separado luego de ser acusado de patear a un niño que estaba rezando. En el caso en el que el joven de 16 años dijo que lo empujaron, la oficina del fiscal del condado de Calhoun determinó que no hubo agresión. En el segundo, el niño que dijo que lo patearon no pudo ser localizado porque había sido trasladado a otro lugar.

Hubo otros problemas. Las autoridades respondieron a tres denuncias de abuso sexual o comportamiento inapropiado entre niños, incluida una de un niño de 8 años que le dijo a un consejero que un niño de 13 años entró en su habitación por la noche y lo tocó. Cuando los fiscales recibieron este caso, los niños ya no estaban en Starr y no pudieron ser localizados.

No está claro quién empleó a los trabajadores, ya que Starr fue contratado principalmente por PAE Applied Technologies, un contratista federal. 

En Starr y en los albergues de todo el país, los trabajadores estaban abrumados. Algunos expresaron su frustración y llamaron a los jóvenes “mimados” por pedir más tiempo para hablar por teléfono y comida afgana, que, con el tiempo, recibieron. Otros empleados sospecharon que sus colegas tenían miedo de los niños. Un voluntario calificó la situación dentro de un albergue como una “olla a presión”.

Algunos de los niños afirmaron que les habían dicho que si se portaban mal serían enviados de regreso a Afganistán.

La escasez de personal exacerbó las tensiones. En las últimas semanas, los administradores de Samaritas ofrecieron a los trabajadores un bono de 500 dólares si tomaban un turno extra.

A finales de marzo, Samaritas detuvo las operaciones en el refugio de Grand Rapids para contratar y capacitar al personal. La decisión fue tomada por los Servicios Luteranos de Inmigración y Refugiados, que posee la subvención de Samaritas con la ORR.

Menos de tres meses después de su llegada a Samaritas, los niños afganos estaban de nuevo en movimiento, trasladados a nuevas instalaciones. Los empleados se aseguraron de preparar a los niños llevándolos a recorridos físicos o virtuales cuando fuera posible. 

Melissa Adamson, abogada del Centro Nacional para la Ley de la Juventud que está autorizada para entrevistar a niños bajo custodia de inmigración de EE.UU., dijo que los repetidos y continuos traslados de los jóvenes afganos “desestabilizan aún más su ya frágil sentido de seguridad”.

El otoño pasado, la ORR comenzó a ofrecer capacitación especial para el personal de los albergues que atienden a niños afganos. La agencia también comenzó a permitir que mentores voluntarios de la comunidad estadounidense de origen afgano visiten y brinden apoyo emocional a los niños. En enero, la ORR comenzó a enviar especialistas en salud mental musulmanes y estadounidenses de origen afgano a los refugios a través de un programa con el Comité de Estados Unidos para Refugiados e Inmigrantes.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Defender la soberanía nacional, antes y después de la cumbre

Defender la soberanía nacional de España -luchar por la independencia nacional de nuestro país- es clave para defender los intereses fundamentales -en el presente...

¿Estamos orgullosos de la justicia española?

Esta pegunta me la he planteado muchas veces desde que murió el dictador, pensando que mejoraría a partir de entonces. Confieso que desde entonces...

Todo mal es maravilloso para alguien

Cualquier mal que existe o que pueda existir siempre hace feliz a alguien y, por lo tanto, eso precisamente va a garantizar que permanezca...

BBVA se une a ‘Abuelos Hackers’

BBVA y la asociación Adopta Un Abuelo colaboran en esta iniciativa con el fin de sumar esfuerzos para acercar la tecnología al día a...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Defender la soberanía nacional, antes y después de la cumbre

Defender la soberanía nacional de España -luchar por la independencia nacional de nuestro país- es clave para defender los intereses fundamentales -en el presente...

¿Estamos orgullosos de la justicia española?

Esta pegunta me la he planteado muchas veces desde que murió el dictador, pensando que mejoraría a partir de entonces. Confieso que desde entonces...

Todo mal es maravilloso para alguien

Cualquier mal que existe o que pueda existir siempre hace feliz a alguien y, por lo tanto, eso precisamente va a garantizar que permanezca...

BBVA se une a ‘Abuelos Hackers’

BBVA y la asociación Adopta Un Abuelo colaboran en esta iniciativa con el fin de sumar esfuerzos para acercar la tecnología al día a...