domingo, 19septiembre, 2021
18.4 C
Seville

Inmorales

Miguel Ángel Cerdán
Licenciado en Historia. Profesor de Secundaria en la enseñanza pública. Articulista en diversos medios digitales e impresos de la Comunidad Valenciana.
- Publicidad -

análisis

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...

Pedro Sánchez: en sus manos, ¡qué canalla es la política!

España tiene un problema con Pedro Sánchez, un serio problema que sólo se solucionará cuando él, que no el PSOE, deje la Presidencia del...

La mafia contra la academia

El ataque a profesores, publicaciones, libros y en general la academia tiene que ver con un enfoque característico de fascismo que consiste en instalar...

Sostiene Verstrynge

Mark Twain, entre otros escritores, filósofos, poetas y pensadores en general, es una gran despensa para los articulistas porque de él, de sus muchos...
- Publicidad-

La Agencia Tributaria ha detectado que los españoles tienen 457.000 millones de euros en el extranjero, lo que supone, nada más y nada menos, algo más del 40 % del PIB de España. Por supuesto, los que tienen dinero en el extranjero no pertenecen al común de los mortales; pertenecen a la élite económica y política de nuestro país, una élite profundamente inmoral y desvergonzada.

Mientras esto sucede, 10 millones de personas, el 21,6 % de la población de nuestro país, están en riesgo de pobreza según un reciente estudio de EAPN-ES. Este estudio señala además que 2,4 millones de personas, el 5,1 % de los ciudadanos de España, viven en la pobreza extrema. Con estas cifras se entiende mejor que, según el último Informe sobre Bienestar social y económico de La Caixa, el 8 % de los españoles pase frío en su casa, el 36,6 % no pueda permitirse gastos imprevistos, el 9,6 % no pueda se pueda permitir sustituir las prendas viejas por nuevas, el 19 % no disponga de una cantidad de dinero, por pequeña que sea, para gastarse en ellos mismos o que uno de cada tres españoles no pueda irse de vacaciones. De resultas de todo ello, el nivel de vulnerabilidad de los españoles, según el Informe de La Caixa, se sitúa encabezando el ranking en el puesto 25 de los 28 miembros de la Unión Europea. Pura Marca España. Pero de vergüenza e ignominia.

Estas situaciones que hemos visto, estas situaciones que reflejan estos informes, no sólo afectan a los parados, a los desempleados. Cada vez se dan en mayor medida en aquellos que tienen un empleo: son aquellos a los que ha venido en llamarse “trabajadores pobres”. En este sentido, conviene señalar que en España, según la propia OCDE, casi el 15 % de los hogares en los que hay al menos uno de sus miembros trabajando vive bajo el umbral de la pobreza. Somos el séptimo país de los industrializados, según la OCDE, con mayor número de trabajadores pobres. Otra cifra de vergüenza, pero comprensible teniendo en cuenta que nada más y nada menos que el 45 % de los trabajadores españoles percibe una remuneración inferior a los 1.000 euros mensuales y que la precariedad se ha instalado entre los ciudadanos de este país.

En esta gran divergencia en la que vive España, en el otro extremo resulta que, según el Informe mundial de riqueza Capgemini, el número de millonarios en España ha aumentado un 76 % desde el inicio de la Crisis. Así mismo, mientras los salarios permanecen estancados, vemos cómo los consejeros ejecutivos de las empresas que cotizan en Bolsa se han subido el sueldo un 43 % desde el año 2013.

Es por todo ello por lo que la actitud del señor Rivera y del señor Casado resulta profundamente inmoral. No han dudado en criticar el aumento del salario mínimo a 900 euros, mientras que callan, y el que calla otorga, sobre el escandaloso aumento de las retribuciones de los ricos y poderosos. Al mismo tiempo, el señor Rivera, con una repugnante desfachatez, ha criticado el aumento del IRPF para aquellos que ganan más de 120.000 euros al año, al tiempo que los ha calificado de “clase media”. A estos señores pues, al dúo Rivera-Casado, tanto monta, monta tanto, les importa muy poco que gran parte de sus conciudadanos lo pasen francamente mal. Ellos están a lo que están; a servir a los poderosos, a servir y ser voceros del IBEX, mientras lo envuelven todo con la bandera y los gritos, con el ruido y la furia. Aunque lo cierto es que a ambos, ni España ni los españoles les importan un comino. A los hechos me remito.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído