Foto: Wilma Lorenzo.

Iñigo Errejón tiene un estilo propio y diferente al del político al uso. Moderado en la forma y todo lo radical que se pueda ser por defender y aplicar los principios de la izquierda. En esta entrevista a diario16.com, el candidato de Más Madrid a la Comunidad se sabe el ganador moral de su distanciamiento y jugada contra Pablo Iglesias y Podemos. Defiende una campaña donde se hable menos, se escuche más y reitera la importancia de dejar la mochila que lleva ya colgada la coalición morada. Pone de ejemplo a Manuela Carmena como forma de Gobierno en cuanto tiene ocasión y sólo elude hablar -se va por peteneras- sobre un reencuentro con su antiguo partido y sus antiguos amigos. Eso sí, justifica su postura y decisión sin pestañear: “era necesario que corriera el aire y permitiera la integración de gente de fuera, independientes y personas que estaban hastiadas de política”, dice.

¿En qué se diferencia su programa electoral para la Comunidad de Madrid del de Podemos?

Más Madrid se caracteriza por dos cosas. La primera es que caminamos sin anteojeras ni mochila, y eso nos permite escuchar a los profesionales sin prejuicios, trabajar con los médicos, autónomos o profesores vengan de donde vengan y hayan votado lo que hayan votado. Poder integrar en nuestras listas a independientes que están con nosotros por haber estado comprometidos con sus causas sociales o profesionales y no por haber estado comprometidos con la causa de ningunas siglas. Esto se traduce en contar con ecologistas de largo recorrido que nos diseña el mejor programa verde de Madrid, a psiquiatras y médicos que nos diseñan el mejor sistema sanitario o abogadas laboralistas que conocen las medidas efectivas contra la precariedad. La segunda es, simple y llanamente, que ya hemos gobernado y con un éxito rotundo, demostrando que se puede reducir la deuda mientras aumentamos la inversión social un 58%.

La historia política suele dar la razón al refrán “A río revuelto…”, Y no parece que los sondeos sean muy favorables ni a usted ni a la candidata de Podemos… ¿Hay opción de un reencuentro?

No miramos mucho las encuestas, y menos cuando somos una fuerza exclusivamente madrileña y el país está en una lógica distinta, que son las elecciones generales. Pero el voto es muy volátil, la gente decide en el último momento. Y es volátil porque faltan certezas y sobran incertidumbres. Incertidumbres como las ocurrencias diarias de la señora Díaz Ayuso o las que crea Ciudadanos cuando saca la bandera LGTB por la ventanilla del copiloto en un coche conducido por Vox. Faltan certezas y nuestro trabajo consiste en crearlas con proyectos que sean sólidos y con una clara dirección: el progreso económico y social, la apuesta por los servicios públicos, la apuesta decidida por la transición ecológica y el feminismo. Nadie duda sobre cuáles son nuestras prioridades, y las pondremos en común con el resto de fuerzas después de las elecciones. En todo caso creo en una izquierda que construye, que rehace lo que la desigualdad ha roto. Creo que esa es la única política útil para el pueblo español y el pueblo madrileño. Ese es mi proyecto y no podría cambiarlo digan lo que digan las encuestas.

Sin duda, Iñigo Errejón ganó a la opinión pública y publicada en su distanciamiento y ruptura con Pablo Iglesias. ¿Por qué no se refleja en las encuestas?

Era evidente la necesidad de abrir un espacio político amplio, donde corriera el aire y permitiera la integración de gente de fuera, independientes y personas que estaban hastiadas de política. Había dos opciones, se podía dar el paso valiente, similar al que dimos en 2015, o quedarse en la comodidad del partido cumpliendo aquello de “quien se mueve no sale en la foto”. Se trataba de una batalla contra la resignación, y cuando uno es valiente y da el paso al frente, la gente lo recibe con alegría y entusiasmo. El primer mensaje de ilusión y renovación ha calado, ahora toca explicar un proyecto de gobierno que, por gracia, tiene a Carmena de ejemplo de que se puede prosperar económicamente mientras se aumenta la inversión social y se cuida el medioambiente. Y ojo, que en 2015 las encuestas decían que era imposible que Carmena fuera nuestra alcaldesa y ahora su trabajo es reconocido por toda el país. Hemos avanzado mucho. Ahora tenemos que evitar que el trabajo se quede a medias: sería un desastre que el PP quitase a Manuela de alcaldesa. Y sería un desastre que el PP de la corrupción generalizada siga atrincherado en la Comunidad de Madrid. A Madrid le sienta bien el aire limpio, y eso es incompatible con el PP y sus socios.

Podemos ha denunciado a las cloacas del Estado por su campaña de acoso y derribo contra Pablo Iglesias. ¿Qué tiene que decir al respecto?

Que estamos ante un asunto que habría hecho dimitir a responsables políticos en otro país y que aquí pasa sorprendentemente de puntillas. Dejémoslo claro: el problema no es de un partido, es de si los españoles pueden dormir tranquilos sabiendo que no se les espía aunque estén en desacuerdo con el gobierno de turno. Porque los gobiernos son temporales pero la libertad es la base de todo.

Foto: Wilma Lorenzo.

¿Qué aporta el proyecto de Iñigo Errejón a la Comunidad de Madrid?

Vamos a reequilibrar territorialmente la Comunidad de Madrid generando empleo en la zona sur de la región, abordando con decisión el reto de la imprescindible transición ecológica, con la creación de un cinturón verde que cuente con un gran centro de innovación tecnológica, rehabilitación energética y autoconsumo en vivienda, con un cluster de start-up, parques agrarios intermunicipales y mejorando la movilidad verde en la zona. Esto se llama ‘Plan V’ y lo pongo como ejemplo de lo que significa el proyecto Más Madrid. Innovación y solidez para abordar los grandes retos que tenemos como sociedad atendiendo a las particulares necesidades de cada zona. Somos una región rica, pero llevamos demasiados años bajo la Ley del Mínimo Esfuerzo del PP. Hace falta menos improvisación y más rendimiento. Que Madrid vuelva a ser el faro de España en un momento en el que el país tiene una crisis de orientación. Desde Madrid vamos a ofrecer un rumbo: una sociedad más libre, más justa, más verde, con un proyecto a largo plazo en igualdad, en transición ecológica y en progreso económico.

Creo en una izquierda que construye, que rehace lo que la desigualdad ha roto”

La Sanidad en Madrid alcanza los peores niveles del ámbito nacional, la Educación dista mucho de la de otras comunidades y la corrupción del PP ha convertido esta comunidad en noticia internacional. ¿Por qué se sigue votando a la derecha en Madrid?  

Quizá tengamos que preguntarnos por qué no hemos conseguido ganarnos la confianza de la gente pese a lo que has descrito es una realidad evidente. Más allá de eso, señalaría dos razones. El PP ha conseguido patrimonializar las instituciones hasta hacernos creer que si ellos no gobiernan todo se desmorona. Carmena ha demostrado que es justo lo contrario, la ciudad de Madrid ha sido reconstruida en lo económico, lo urbano, lo cultural y lo social tras décadas de desgobierno. Y la segunda es que quizá no hemos sido conscientes del potencial que tiene la Comunidad de Madrid. No podemos resignarnos ni normalizar que el 62% de los solicitantes de dependencia mueran sin recibir ayuda, que nuestros colegios se caigan a cachos o que nuestra tejido empresarial dependa del turismo barato. Debemos saber que tenemos mucho potencial y que nos merecemos vivir mejor y más dignamente. 

Su campaña es original, divertida y dinámica. ¿Está calando en la gente?

No creo que sea la campaña sino el proyecto de Más Madrid en sí mismo. Los que nos está caracterizando estos primeros meses va a ser igual cuando estemos gobernando en la Comunidad de Madrid. Vamos a hablar menos y a escuchar más. Vamos a olvidar las lógicas de partidos de siempre y vamos a dar hueco a los independientes y profesionales sean o no de Más Madrid. Estamos hablando de políticas innovadoras y no participando del fango político. La gente lo agradece muchísimo porque está viendo algo diferente en Más Madrid, y eso se traduce en personas que se reilusionan, que acuden en masa a nuestros primeros actos o que alcanzamos cifras altísimas de voluntarios en tiempo récord. La gente quiere volver a participar en política con nosotros. En todo caso, si me preguntas por la campaña, te diré que desde 2015 no gozaba tanto con mi trabajo: con hacer algo fresco, humano, sin tanta mochila. Como en cualquier disciplina, si te gusta lo que haces, lo haces mejor. Nuestra campaña va a ser de jogo bonito.

¿A qué cree que se debe el desencanto del votante de izquierda que votaba a Podemos?

Una gran parte de este país se frustró cuando vio que los números daban para echar a Rajoy pero éste continuaba en la Moncloa. Y en esta frustración también es responsable el PSOE. La frustración se convirtió en abstención, y rescatar ese electorado de la abstención es el actual reto de cualquier fuerza política que apueste por el progreso económico y social de España. No le sorprenderá a nadie mi opinión al respecto porque la he manifestado millones de veces: es imposible que este país tenga un futuro mejor si no hay disposición de las fuerzas progresistas a entenderse y ceder. A estas alturas, y ante la amenaza de quienes nos quieren devolver a los años 50, creo que ya nadie debe ser ajeno a que es obligatorio que haya un entendimiento después del 28 de abril. Pero para que la izquierda en su conjunto logre asentarse no puede ser enfado ni nostalgia: tiene que ser esperanza y confianza para quienes más necesitan una sociedad justa y próspera. Hay que atreverse a salir de la política de trincheras y liderar un nuevo encuentro. Hay demasiados políticos jugando a separar. A los privilegiados no les importa esperar porque ya tienen la vida solucionada: pero la gente trabajadora necesitamos tener un proyecto común y darnos la mano

¿Qué falló en la comunidad de Madrid para que las inspecciones no detectaran esta barbaridad de mal trato a los ancianos en la Residencia Los Nogales, ya conocida como de “Los Horrores?

Es el resultado del modelo del Partido Popular. Conceder los servicios públicos a la empresa que lo haga más barato y luego se desentienden. No hay supervisión ni evaluación en centros que, ya de partido, tiene ratios de un enfermero por 300 internos. Es una barbaridad. Las residencias no deben ser aparcaderos de gente mayor, son centros sociosanitarios para que las personas mayores puedan vivir en unas condiciones dignas. Tenemos que acabar con la política low cost, de las chapuzas y de la ley del mínimo esfuerzo. Porque además los gobernantes del PP son unos hipócritas: le aplican a los demás condiciones que jamás querrían para sus familias .

8 Comentarios

  1. Íñigo. ¿por qué ahora sí te tenemos que creer? Quien traiciona una vez es muy difícil que no lo vuelva a hacer cuando encuentre cualquier indicio de viento a su favor.

    • Quizá te deberías replantear tu pregunta. Porqué llamas traidor a quien se guía y es fiel a lo q considera q es mejor para los ciudadanos? Si el partido q tu has ayudado a crear se desvía de lo q inicialmente era su planteamiento, tienes q callar y aguantar? Ésto no es una secta.

    • Es una de las múltiples opciones personalistas autodenominadas de «izquierda» que dividiendo los votos consigue que la unidad viable se vaya al traste y a fin de cuentas el bipartidismo y la monarquía se perpetúen, o sea que nada cambie. Si consiguieran representación se sentirían muy cómodos en sus sillones sin exponer nada más que sus ideas nunca convertibles en práctica, sin riesgo alguno. Si se aburren su salida será la que ya nos suena: Rosa Aguilar, Sartorius, Almeida, López Garrido,Antonio Gutiérrez, Semprún, Curiel….Ínigo ha sido un quintalumnista que desde dentro en el peor de los momentos ha decidido colaborar con la división. Algunos pensarán que es muy inteligente. A mi entender es utilizado como un tonto útil (como uno más). Os consiguió engañar durante un tiempo pero ya conocíamos el paño y muchos sabíamos que, tarde o temprano a este «demócrata» le costaría admitir los resultados de VAII.

  2. -¿Quién sería hoy Judas?
    *Sin duda el ex-miembro de Podemos es el más indicado para este reconocimiento
    Si el Iscariote se reunió con Caifás para vender a su amigo por treinta monedas de plata, en nuestros días Errejón comió empanadillas para vender a su amigo, tras el consabido beso en la mejilla, mientras preparaba su apuñalamiento, y aún no se sabe cuál fue realmente el pago. Es posible que desde el establishment le hayan ofrecido publicar libros, le doren la píldora sobre sus capacidades intelectuales, le digan que es el futuro de la izquierda o le hayan prometido publicar libros sesudos con gran publicidad. O cabría la posibilidad de asegurarse cuatro años de sueldo público en la oposición de la Asamblea de Madrid con sus diez u once apóstoles de la traición para luego acabar en el PSOE con gran boato.
    http://mediterraneo.diario16.com/quien-seria-hoy-judas/

  3. No confío en Errejón. Le falta madurez. No se divide un partido porque discrepes en unos puntos. Y por encima de la política, hay que demostrar que se tienen valores, como la lealtad, el agradecimiento, la amistad…En países con más tradición democrática lo tienen muy claro, quien no demuestra valores en lo personal no vale para lo público.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 7 =