Imagen de la madre a la que han arrebatado a su hija.

El 4 de agosto de 2017 los Servicios Sociales de la Diputación de Bizkaia arrebataron por la fuerza a una niña de cinco años a su madre para asumir la tutela y darle la estancia provisional al padre. Así comienza una odisea cruel que todavía está vigente aunque la Audiencia de Bizkaia cree que existen indicios de hechos «delictivos» en la decisión de apartar a la pequeña, de cinco años, de su progenitora. Así, imputa a los jefes de la Infancia de la Diputación , mientras un nuevo juicio decidirá el futuro de la madre y la hija.

El castigo para madre e hija tiene lugar porque el servicio de infancia de la Diputación foral entiende que la progenitora ha puesto a la niña contra su padre.

Desde hace dos años la madre, Irune Costumero, vive con angustia cada segundo de su vida. Según explica a diario16.com “te puedes imaginar que estoy muerta en vida”. “No puedo rendirme porque tengo que seguir luchando por mi hija”, manifiesta ahora que, tras esta decisión judicial, cree estar más cerca de volver a tener a su hija en casa..

Irune es técnico de normalización lingüística en el Ayuntamiento de Igorre. Es funcionaria, y tiene solvencia económica para sacar adelante a su hija.Todavía tampoco se ha podido llevar a cabo la repartición de bienes porque no hay forma de llegar a un acuerdo con el padre.

La niña suplica la necesidad de volver con su madre. Pueden verse dos veces por semana, ya que, después de un largo periodo si poder verla ni hablar con ella y después verla en el punto de encuentro, ahora, aunque con vigilancia, puede ir los martes y viernes a ir a buscar a la niña al colegio y entregarla por la tarde en la casa paterna. Los domingos tiene diez minutos para hablar con la pequeña por teléfono.

Auto

Así el Auto, reconoce que la madre tenía concedida la guarda y custodia de su hija por sentencia judicial, y se le arrebata por una Orden Foral. Reconoce también que el argumento de amparo de la menor que aporta la institución foral no tiene sentido ya que “el invocado desamparo es que la niña no quiere relacionarse con su padre, y por la vía de hecho se arrebata a niña, con el consiguiente efecto (que probablemente será devastador) para la niña y para la madre”.

Para el Tribunal, el interés superior de la menor, a su juicio un concepto “indeterminado y manipulabas”, “nunca ha de servir como excusa para emitir resoluciones más que dudosas”.

La resolución del conflicto no debe pasar nunca por “ejercer la violencia”, dice el auto, que entiende que dejan secuelas a la niña y a su progenitora y que “secuelas que pasa y llevan. minusvalorar a la madre y demostrar desconfianza hacia ella”.

Así se imputa a las responsables de Infancia de la Diputación, además de la responsabilidad que corresponda a la propia institución.

Compartir
Artículo anteriorEl Alzheimer debe estar en el centro del debate político
Artículo siguientePablo Iglesias promete subir el salario mínimo interprofesional a 1.200 euros
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 15 =