El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha asegurado este sábado que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado se presentará “muy pronto” e incluirá la huella de Unidas Podemos y “avances importantes” en justicia fiscal, con lo que ha augurado que “no va a gustar en Ciudadanos”.

“Seguramente, a quienes forman un bloque de gobernabilidad con la extrema derecha (los presupuestos) no les van a gustar, porque va a dejar ver nuestra influencia y que en España hay un gobierno progresista en el que está Unidas Podemos”, ha afirmado el líder de la formación morada durante su primera intervención ante el Consejo Ciudadano, máximo órgano de dirección de su partido.

Malestar social

Las declaraciones de Iglesias se producen horas después de que centenares de personas se hayan concentrado en la Puerta del Sol, frente a la sede de la Comunidad de Madrid, para pedir la dimisión de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, después del anuncio de las nuevas restricciones, que los manifestantes consideran “clasistas” y “segregadoras”. El plan de emergencia no ha gustado en los barrios más humildes del sur, donde la enfermedad está golpeando duro y la tasa de paro se ha disparado como consecuencia de la crisis. Es precisamente en esas áreas de Madrid donde los servicios sanitarios están bajo mínimos y algunos centros de salud ya han sido cerrados por falta de inversión. Las políticas sociales brillan por su ausencia en el programa Ayuso y ese hecho está provocando malestar en las capas más desfavorecidas de la sociedad madrileña, que por la mañana son obligadas a arriesgar sus vidas en el Metro, gran foco de contagio, mientras por la tarde son confinadas en sus casas. La consigna del plan Ayuso, según los expertos, es salvar la economía antes que preservar la salud de los madrileños.

La rueda de prensa de la presidenta regional terminó por enervar los ánimos. Los manifestantes se concentraron en la Puerta del Sol sobre las 20.00 horas, después del anuncio de Ayuso de que se restringirá a partir del lunes la movilidad en las 37 áreas sanitarias de la región más afectadas por el coronavirus, la mayoría al sur y cuyos habitantes sólo podrán desplazarse a otros lugares para ir a trabajar y cumplir obligaciones legales o educativas, entre otros supuestos.

En ese escenario se negocian los que pretenden ser presupuestos más sociales de la democracia. La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha defendido que lo más importante en este momento no es “con quién” se pacten los presupuestos sino los contenidos. Asimismo, ha reafirmado que aunque su intención es tenerlos a tiempo para el próximo año, “no pasa nada si hay que prorrogar dos semanas” los actuales.

Cabe recordar que esta misma semana Iglesias ha iniciado su propia ronda de contactos  con los partidos que permitieron la investidura del presidente Pedro Sánchez, en su convencimiento de que las cuentas públicas deben negociarse y aprobarse con el bloque de esa investidura, sin contar con otras formaciones de la derecha como Ciudadanos. De momento ya se ha reunido con ERC y con EH Bildu.

Partidos como Más País-Equo y Compromís han trasladado a la vicepresidenta Calvo su disposición a apoyar los Presupuestos 2021 si suponen un “giro social drástico” y se negocian con “lealtad mutua”, incluso si cuentan también con el respaldo de C’s. “Lo importante es el qué, no el quiénes”, han subrayado tanto el líder de Más País, Íñigo Errejón, como el diputado de Compromís, Joan Baldoví, tras el encuentro que han mantenido en el Congreso con la número dos del Gobierno.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre