El último impulso que le faltaba a Francisco Igea, vicepresidente de Castilla y León,  para echar el pulso a Inés Arrimadas para presidir Ciudadanos se lo ha regalado Génova con la fulminante destitución de Alfonso Alonso como candidato a Lehendakari en favor del amigo De Santiago Abascal, de Vox, Carlos Iturgaiz.

Igea tiene previsto anunciar mañana  martes su candidatura después de un último intento de acercamiento -más de pose que real-con Arrimadas, la portavoz parlamentaria .

Ambos van a encontrarse este lunes en Valladolid, ciudad en la que reside Igea, porque Arrimadas acude para participar en un desayuno informativo con El Mundo de Castilla y León.

Sin opciones de acuerdo

El vicepresidente castellanoleonés tratará de forzar allí una reunión con Arrimadas, pero las posibilidades de un acuerdo entre ambos son prácticamente remotas porque ninguno de los dos tiene interés real en ello.

Igea recibe este impulso de Génova -sin pretenderlo- y le convierte en el líder moderado de Ciudadanos.

Se da la circunstancias de que como vicepresidente de Castilla y León, Igea favorece el rodillo del PP en una comunidad donde ha gobernado durante más de tres décadas.

Su imagen más moderada, al enfrentarse a Arrimadas, en el ámbito nacional no responde, sin embargo, a un auténtico viaje al centro del que hace gala Francisco Igea cuando habla con medios nacionales. No, al menos, en su respaldo incondicional a Alfonso Fernández Mañueco en Castilla y León.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre