Hoy ha muerto una compañera de colegio, Lola Manteca.

Hoy ha muerto la chica de dieciséis años

a la que nunca volví a ver

desde que ambos terminamos el COU.

 

Nunca la he olvidado

y ahora que ha muerto

tampoco la olvidaré.

 

En mi recuerdo siempre será

guapa y maravillosa

excelente conversadora también.

 

En mi recuerdo jamás aparecerá

en su rostro ni una sola arruga.

 

Y nunca morirá.

En mi recuerdo,

y en el de todos los que la conocimos

y no volvimos a verla,

será siempre esa chica deliciosa

de dieciséis años. Amén. Será.

 

(En memoria de mi compañera de colegio, Lola. Y de mis propios dieciséis años que apenas recuerdo ya). 12 de junio de 2016. Gracias a Ángel Arteaga Balaguer, que ha mecanografiado mis palabras una vez más.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior¿Sí?
Artículo siguienteLos nuevos ricos
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

1 Comentario

  1. No teníamos ninguna foto, aunque Nazario me dijo que si conseguía una me la mandaba. He preferido pedirle a mi editor, el amable y siempre impecable Manuel Larios, que lo publicase, y si luego teníamos una foto que nos gustara y fuera adecuada la cambiábamos.
    Son sólo unas palabritas, que intentan respirar entre la tristeza inevitable. Y va por todos, por todos mis compañeros de colegio, en el Pilar, y por cualquiera que ha perdido a otro ser humano antes de tiempo, cuando la máquina en teoría aún debía resistir más, o un poco más.
    Mi afecto para todos
    Javier Puebla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 2 =