Foto: El Correo de Andalucía

El soldado Alfonso Jesús Cabezuelo y el guardia civil Antonio Manuel Guerrero, dos de los miembros de La Manada condenados a 9 años de cárcel por abusos sexuales a una joven en los Sanfermines de 2016 no serán expulsados de sus respectivos cuerpos hasta que haya sentencia firme, aunque siguen suspendidos.

La situación actual se mantendrá en tanto en cuanto no exista sentencia firme y perciben, tal y como contempla la ley, el 75 por ciento de sus retribuciones básicas.

Continuar leyendo AQUÍ

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre