Gonzalo Castillo, actual candidato a la Presidencia de República Dominicana por parte del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), no era una figura relevante en la sociedad del país caribeño, ni desde el punto de vista político ni del empresarial. Sin embargo, en el año 2012 fue nombrado por el actual presidente, Danilo Medina, como ministro de Obras Públicas y Comunicaciones. A partir de ese momento su vida cambió, sus empresas se revitalizaron y su fortuna aumentó. Por desgracia, las casualidades no existen y, a falta de un mes para las elecciones, aumentan las sospechas sobre comportamientos presuntamente corruptos por parte de Gonzalo Castillo.

Su nombramiento como ministro de Obras Públicas ya fue sorprendente, sobre todo porque no era ingeniero ni tenía un currículum importante en el sector inmobiliarios a pesar de tener una pequeña empresa en el sector. Tal vez, su apoyo a Danilo Medina en las elecciones de 2012 fuera su principal aval. No en vano, en un edificio propiedad de Castillo, el actual presidente de República Dominicana tuvo una oficina privada donde celebró importantes reuniones y que, según los medios del país, aún mantiene.

Desde el año 2012, las empresas de Gonzalo Castillo han recibido más de 2.100 millones de pesos (32,74 millones de euros) en unas condiciones que, según fuentes dominicanas consultadas por Diario16, incumplen con todas las normas de prudencia y gestión del riesgo de la banca del país caribeño.

Sólo la empresa Helidosa-AeroAmbulancia ha recibido préstamos con BanReservas, el banco estatal dominicano, por un valor cercano a los 1.700 millones de pesos (26,51 millones de euros).

La presencia de Castillo como ministro de Obras Públicas tiene una presunta relación con las licitaciones del Estado como modo de pago de esos créditos, pero, eso lo veremos en próximas entregas.  

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Sigan buscando más datos sobre el Sr. Gonzalo, encontrarán más de lo que se imaginan. Comiencen con las operaciones de su empresa dedicada al transporte de aviación civil, en donde una empresa competencia tiene más movimientos de pasajeros (un 4,000 % por encima de la empresa de Gonzalo) durante el 2019, esta obtiene menos beneficios económicos que la del ex-funcionario dominicano, cuyas aeronaves solo abordaron unos 2,561 pasajeros durante todo el año pasado.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre