domingo, 20junio, 2021
20 C
Seville

El Gobierno no puede defender a Pablo Llarena en Bélgica por culpa de la Ley de Tasas del PP

La Ley de Tasas promocionada por el ex Ministro del Partido Popular Alberto Ruiz-Gallardón supuso en la práctica la pérdida de vigencia del Convenio del 2010 suscrito entre el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero y el Consejo General del Poder Judicial.

- Publicidad -

análisis

Vox veta la comisión de investigación sobre los miles de muertos en las residencias de mayores durante la pandemia

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha avanzado este sábado que su formación no va a apoyar la Comisión...

Teorías de la conspiración: de la locura al genocidio

Con este libro, Alejandro M. Gallo demuestra que no es solamente un autor de novela negra, sino un pensador con un amplio conocimiento de...

Ayuso deja compuesto y sin cargo a Toni Cantó

Isabel Díaz Ayuso deja compuesto y sin cargo a Toni Cantó, pero sí incluye a la ex de Ciudadanos, Marta Rivera de la Cruz, para...

Llega San Juan: una noche de pólvora, diversión y miedo

La verbena de San Juan se caracteriza por un desmesurado uso de la pirotecnia y los fuegos artificiales. El cielo se llena de dibujos...
- Publicidad-

La Ley de Tasas promocionada entonces por el ex Ministro del Partido Popular Alberto Ruiz- Gallardón, que entró en vigor el 1 de enero de 2013, modificó la Ley de Jurisdicción Contencioso Administrativa (LJCA) y suprimió la posibilidad de los funcionarios públicos de comparecer por sí mismos en la defensa de sus derechos estatutarios, que a partir de entonces tenían la obligación de pagar también la tasa correspondiente.

Esta obligación de pagar la tasa correspondiente por parte de los funcionarios públicos, y entre ellos de los jueces y magistrados, supuso en la práctica la pérdida de vigencia del Convenio del 2010 suscrito entre el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero y el Consejo General del Poder Judicial.

Y aunque la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), volvió a recoger la posibilidad de los funcionarios públicos de comparecer por sí mismos en la defensa de sus derechos estatutarios, sería necesario la celebración de un nuevo Convenio para restituir a los jueces y magistrados el derecho a ser defendidos por la Abogacía del Estado.

El Convenio con el que desde algunos sectores se pretende costear la defensa de Pablo Llarena en Bélgica fue firmado el 13 de mayo del año 2010, al amparo de lo dispuesto en el artículo 14, letra f), de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del entonces vigente Estatuto Básico del Empleado Público, que reconocía a los empleados públicos incluidos en su ámbito subjetivo de aplicación el derecho a la defensa jurídica y protección de la Administración Pública en los procedimientos que se siguieran ante cualquier orden jurisdiccional, como consecuencia del ejercicio legítimo de sus funciones o cargos públicos.

En virtud de aquel derecho contemplado en la Ley de 2007, el entonces presidente del CGPJ, Carlos Dívar, y el también entonces ministro de justicia, Francisco Caamaño, coincidieron en la conveniencia de articular el mecanismo para hacer efectivo aquel beneficio de asistencia letrada en juicio a los Jueces y  Magistrados integrantes de la Carrera Judicial, en los términos legales y reglamentarios que regulaban esa asistencia, sin perjuicio de su derecho a designar Abogado y Procurador particular o a solicitar que se les designara uno de oficio.

Según se hizo constar en el preámbulo de aquel Convenio, el régimen de responsabilidad civil y penal al que están sujetos los miembros de la Judicatura, regulado en los artículos 405 a 413 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, aconsejaba facilitar a ese relevante colectivo el derecho a ser asistidos jurídicamente por los Abogados de la Administración Pública a la cual servían.

En consonancia con ese derecho, el artículo 23.3 de la Ley de Jurisdicción Contencioso Administrativa (LJCA) sigue estableciendo que podrán comparecer por sí mismos los funcionarios públicos en defensa de sus derechos estatutarios, cuando se refieran a cuestiones de personal que no impliquen separación de empleados públicos inamovibles.

Sin embargo, fue la Ley de Tasas del Partido Popular – que ha sido declarada inconstitucional casi en su práctica totalidad- la que modificó la LJCA y suprimió la posibilidad de los funcionarios públicos – y entre ellos de los jueces y magistrados- de comparecer por sí mismos en la defensa de sus derechos estatutarios, que debían pagar también la tasa correspondiente.

Esta nueva obligación de pagar la tasa correspondiente de los funcionarios públicos era incompatible con el derecho de los jueces a la defensa de sus intereses por parte de la Abogacía del Estado, lo que supuso en la práctica la pérdida de vigencia del Convenio del 2010 suscrito entre el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero y el Consejo General del Poder Judicial.

Y aunque el mismo Partido Popular suprimió años después la necesidad de que los jueces y magistrados pagaran tasas en sus pleitos y causas profesionales sin embargo el Convenio del año 2010 no se reactivó formalmente, y ahora sería necesario la celebración de un nuevo Convenio para restituir a los jueces y magistrados el derecho a ser defendidos por la Abogacía del Estado.

Mientras no se celebre ese nuevo Convenio entre el ministerio de justicia y el CGPJ, el Gobierno de España no podrá defender en Bélgica a Pablo Llarena por culpa de la Ley de Tasas del Partido Popular.

El Convenio con el que se pretende costear la defensa de Pablo Llarena en Bélgica no está en vigor

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

3 Comentarios

  1. Para un profano el embrollo es considerable, pero, en conclusión, se celebrará ese convenio a puerta cerrada y con nocturnidad para poder pagarle al pobre Llarena? o no?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Perros y estrellas

A lo largo de la historia del cine, recordaba un día el médico investigador Boris Pérez, hubo perros que fueron verdaderas estrellas cinematográficas. Es...

¡Bienvenido a Marruecos, Mr. Marshall!

Hay un personajillo en Marruecos que se ha convertido en arquetipo del oportunismo y la desvergüenza: Yummani. Epónimo devaluado de un zoquete de una...

Cuando el Brexit no funciona… la COVID 19 como arma económica y política

Hace casi un año opinaba sobre el peligro de abrir fronteras para conseguir un incremento de turismo veraniego, y al final pasó lo que...

Discursividades actuales. Los “nuevos” discursos. La disolución de la dialéctica del amo y del esclavo

Hemos desterrado la idea del otro. La otredad quedó subyugada al reduccionismo de una conciencia tan carente de sí que no tiene tiempo ni...
- Publicidad -

lo + leído

Perros y estrellas

A lo largo de la historia del cine, recordaba un día el médico investigador Boris Pérez, hubo perros que fueron verdaderas estrellas cinematográficas. Es...

¡Bienvenido a Marruecos, Mr. Marshall!

Hay un personajillo en Marruecos que se ha convertido en arquetipo del oportunismo y la desvergüenza: Yummani. Epónimo devaluado de un zoquete de una...

Cuando el Brexit no funciona… la COVID 19 como arma económica y política

Hace casi un año opinaba sobre el peligro de abrir fronteras para conseguir un incremento de turismo veraniego, y al final pasó lo que...

Discursividades actuales. Los “nuevos” discursos. La disolución de la dialéctica del amo y del esclavo

Hemos desterrado la idea del otro. La otredad quedó subyugada al reduccionismo de una conciencia tan carente de sí que no tiene tiempo ni...