Llega el 12 octubre, una fecha con mucho flow, donde nos preguntamos: ¿ fue un genocidio contra el pueblo afro e indígena o un imperio hacedor de pueblos como decía Fraga y Franco?. El genocidio negro del que nadie quiere acordarse para no pagar reparación, fueron mas de 100 millones, también llamado en Durban 2001, holocausto negro o Gran Crimen contra la humanidad, comenzó con la deportación forzosa de millones de personas desde África para construir el imperio español tal y como señaló en 2009, el entonces diputado del PP en sede parlamentaria, Adolfo Luis Gonzales. El intento de explotar a la población africana desde el siglo XV, hoy se caracteriza por su perversidad democrática donde su brutalidad en las masacres y la utilización de marchas forzadas con deportaciones en condiciones extremas de las poblaciones rurales africanas de Colombia o Brasil. Esto consiste en exterminar a la juventud rebelde y dejar solo a los más tíos tom en las favelas rimando rap basura, en las ONG o la universidad, y de vez en cuando en alguna alcaldía o ministerio. En Colombia con la muerte de muchos de los deportados, el poder  y la supremacia blanca -ya sean las guerrillas como las FARC, paramilitares, el PT de Lula o el Estado, se hacen a base de violencia con las tierras de los negros y se las venden a las multinacionales europeas: Sheel, Telefonica, Repsol, PRISA etc…que explotan el subsuelo afro de Chocó, Guerrero, Esmeraldas, Arica, Bahia etc..(Cóltan, oro, papel, petroleo), mientras la mayoría social de esas regiones: los afros, son cada vez mas pobres y los blancos de buen rollo y sonrisa consuman la limpieza étnica. Mandan a sus hijos a hacer máster a la UCM con Monedero y Vestrynge, y al regresar toman el palacio de Nariño o la hacienda Napoles. Mientras, los negros, copan las cárceles, desempleo y la brutalidad policial. En Perú y Ecuador, al menos, la selección nacional de fútbol es un consuelo. Muy parecido a lo que hace Teodoro Obiang y su hijo con el petroleo y opresión del pueblo de Guinea Ecuatorial. Estos actos son el resultado directo del genocidio y forman parte de la misma política genocida en toda Latinoamérica no solo en Brasil o Colombia. Aunque los gobiernos latinoamericanos, UCM, OEA, SEGIB, ALBA, AECID etc …  niegan que las masacres de civiles africanos como Urabá, Chocó, matanza de Kabula en Salvador o las leyes anti haitianas en República Dominicana, están a la orden del día son el resultado de un plan de exterminio masivo, sistemático y premeditado que disponen los Estados. Frente a ellos, está el silencio de los progres mestizos, los político y periodistas blancos europeos de izquierda o derecha que viajan a América Latina, escriben libros pero no ven el genocidio, miran a otro lado con sofismas recurrentes (La guerrilla, Salvemos el amazonas, Palestina, hagamos un máster en cultura de paz etc ..) Estos inciden en el secuestro mental de las propias élites ilustradas: afrocolombianos, afroecuatorianas, dominicanas, afrobrasileras, ecuatoguineanas o los llamados afrodescendientes, ya muy asimiladas al neocolonialismo. Jóvenes con pelo afro sonriendo y prestos a asistir a cenas a la embajada de Sudáfrica, cuando se está masacrando a los inmigrantes y clase trabajadora africana que ha levantado Azania en tiempos del Apartheid. Hablando pestes de Abuy y su gente, los cimarrones pero con un discurso ambivalente, confuso, extraño, lleno de sofismas, elitista, contradictorio, falto de claridad ideológica, muy anti popular y desmovilizador donde destaca la palabra afro. Afro por aquí Afro por allá. Ejemplos de ello, Celeo Alvarez, Pastor Elias etc.. De ellos ya habló Fanon en los condenados de la tierra.

Frente a esta realidad, los cimarrones decimos que hay solución, que como decía Cristina Fallaras, no nos resignamos y levantamos la campaña REAJA OU SERÁ MORTO en Barcelona. Cuando decimos que ¡necesitamos una revolución africana internacional! Entonces, mucha gente joven se ha pregunta, “¿qué pasó con la Revolución africana en el mundo hispano?”      Como si de repente los revolucionarios negros fueran diferentes solo por no hablar inglés. ¿Que fue del frente negro de Brasil fundado en 1931 en São Paulo, que fue el primer movimiento africano de alcance nacional?

.¿Que ocurrió en los años 70, quien es Layla Gonzalves y que le pasó al MNU o la música de Oludum, Movimiento Negro Unificado crea do en diciembre de 1979, durante el I Congreso realizado en Río de Janeiro ¿cuando asesinaron al Evaristo Estenoz en Cuba y el partido de la gente de color en 1908? ¿Qué pasó con en Colombia con la luchas por la ley 70 por la tierra y sus Palenques de San Basilio, el de La Tola, el del Castigo, el de Matudere, el de Piojó, San Sebastián de Buenavista, Tofeme? ¿Quiénes fueron sus principales líderes revolucionarios e insurrectos, Benkos Biohó, Domingo Criollo y Juan Angola?

¿Qué pasó con los estados que fundaron los insurrectos africanos en Panamá de Bayano o Felipillo, Francisco Congo en el Perú? ¿Que fue de Maceo, Esteban Montejo, Quintín Bandera y sobre todo que fue el levantamiento armado de 1912, que supuso el inicio de un conflicto contra el gobierno de la época, y que acabó con la masacre de sus miembros y desaparición del partido? Estamos hablando del mismo período en que Garvey viajó por Europa, España y Lisboa ¿qué pasó con Antón Mandinga, Alonso de Illescas, Jaime Hurtado en el Ecuador o Marfa Inofuente en Bolivia? ¿Qué pasó con el Partido Autóctono Negro (PAN) creado por Elemo Cabral, Ventura Barrios, Pilar Barrios, Salvador Betervide en 1936 cuyo objetivo principal fue la reivindicación de los derechos de la colectividad afrouruguaya?, fundado el mismo año en que comenzó la guerra civil española. ¿Qué pasó con Alfonso Arcelin, Marcelino Bondjale, Kemit Kareba, Los Panteras Negras o Ras Babi?

Estas preguntas, no las debe, ni puede responder la academia blanca destinada a fabricar tío tom sino las organizaciones negras en lucha como forma de verse en continuidad con esta lucha y no estar inventando la rueda. La verdad es que hemos dejado de luchar; porque ya no somos quienes solíamos ser. A causa del genocidio y el secuestro mental de nuestras élites, eso constituye un malentendido en la historia, porque lo que sucedió es que los gobiernos latinomericanos implementaron un genocidio que aplastó al movimiento revolucionario negro en alza y para ello trabajó con todas las potencias imperialistas de todo el mundo, incluido la Sudáfrica del Apartheid. Todavía tenemos las cárceles de los países latinomericanos llenos de africanos, una realidad que si bien ahora es escandoloso se remonta a un largo tiempo. Y eso es un signo “positivo” pues demuestra que como decía zumbi la gente no se someterá al colonialismo, a la esclavitud, fácilmente. Se necesita violencia extrema, para eso, para mantener a las personas sumisas. Otra de las formas en que la Revolución Africana en Latinoamerica fue derrotada principalmente en sus marcos doctrinales y nos topamos con nuestras limitaciones cuando peleamos dentro del contexto de las fronteras físicas, teóricas y doctrinales creadas por el poder blanco, manteniéndonos encerrados dentro de éstas. Conceptos como racializados o interseccional devuelven al poder blanco la hegemonía en la validación del proceso de transformación social y presentan a los mujeres revolucionarias negras e indígenas de toda la vida que no han ido a la universidad ni tienen twitter como: bestias, brutas o lumpen, cuyas propuestas no hay que tener cuenta, pues no pueden pagarse los 3000$ del curso de decolonialidad de la universidad de Barcelona. El lamentable final de la última cumbre de Sao Paolo en venezuela donde en las conclusiones no se contempló las propuestas de los militantes afros como cuestión especifica, es un claro ejemplo de lo que digo. En toda latinoamericanos, los negros tenemos una falsa conciencia nacional, y se basa en la negación sistematica del debate de la reparación, esclavitud y el colonialismo.

Los negros latinos a excepción de Luis Alarcon, Hamilton Borges y en cierta medida Federico Pita, no hemos sido capaces de convertir nuestra experiencia en ciencia que guie a las masas de la generación Hip-Hop, regueton y la mayoría seguimos hablándole al amo, edulcorando la palabras negando el hecho de que la riqueza, de los mal llamados latinos, se deriva de la colonización y esclavización de los pueblos africanos es por ello que en el credo panafricanista decimos que nuestra lucha es global. Es por ello que no seguimos firmes en la lucha y la resistencia por la reparación negra! Y a diferencia de los indígenas que si han elaborado un marco epistémico teórico propia impermeable a la lluvia eurocentrica, los negros de forma individual continúan creyendo que pueden seducir al amo si se apartan de los procesos revolucionarios y se concentran en conseguir, cuatro PhD en Oxford o UCM. Se limitan a quejarse sobre el racismo en las redes sociales sin asumir el genocidio como realidad colectiva o un desdoblamiento concreto, lo que supone gastar energía y ser cómplice con el pecado del racismo. Necesitamos madurar juntos y juntas, mediante la elaboración  de estrategias de enfrentamiento al pecado del racismo. Para ello, necesitamos una literatura africana cuya función sea la emancipación del pueblo negro, una lírica que diga a nuestra gente que no está allí para reírle las gracias a Iñigo, Casado, Rivera mientras los negros mueren  y ellos renuncian a  asaltar  la vaya y no los cielos. Y sobre todo discursos infumables por mucho tabaco que le pongas a esa Maria, como el de Luck en Murcia, el día de África 2019. No `podemos reirle las gracias al poder a cambio de un carguiño, una felación  o medio gramo de coca, ni permitirle que repiar su tutorial de frases estúpidas vacías de contenido, su clasificado de edictos y su arrogancia académica que perpetua nuestra alienación. Esto es reparación, y significa que nuestra epistemología esta en las calles en los callejones del Raval, Lavapies, Torrejon, San Francisco, Sont Goleu y en esas laderas de barrios donde la juventud negra hace y rehace arte / cultura / educación, no siempre por la escolarización formal en espacios televisivos de apropiación cultural como La voz. Tu Pac en ese magnifico tema – Keep Ya Head Up , nos dice mucho de ello, que la educación cotidiana por el arte, poesía y la literatura conmueve y nos hace creer cada vez más que revolucionan toda esa barbarie subalterna. Son estos raperos y manteros quienes siguen reaccionando admirablemente diciéndole a los intelectuales negros latinoamericanos y europeos que somos otra centralidad literaria, nada periférica sino el centro del terror y cambien del cambio. Para comprender lo que significa la reparación negra hoy 12 de octubre para los negros, debemos recurrir a la literatura de Ismael Rivera en Las Caras Lindas, Yuri Buenaventura en su Herencia Africana o si dios fuera negro por Roberto Anglero.

Para que la reparación triunfe, necesitamos primero desarrollar una literatura cimarrona, ordinaria, cercana al pueblo, sin pose, sin snobismo. Un rap que enseñe sobre la rebeldía de las huertas  Comunitarias, agroecología, autonomía política y alimentaria y que ponga al pueblo a discutir. Y este es un dialogo con el que nunca hemos podido contar con la presencia de las élites ilustrada.

Hace mucho tiempo llegamos a la conclusión de que el genocidio negro no tiene la capacidad ni la intención de ver a los africanos libres, en latinoamerica o en cualquier lugar de la Tierra. De hecho, el genocidio es el enemigo estratégico de todos los seres humanos del planeta, no solo de los negros. Por lo tanto, como señaló Steve Biko se necesitará ante todo una revolución de la conciencia negra para cambiar nuestras circunstancias. Y ese debe ser en el 12 octubre, la tendencia principal entre los cimarrones y negro del campo.

Agitamos al viento la bandera de Yanga, Benkhos, Nani, Zumbi o Marcus Garvey. La estela de Tcham Bissa, Andreia Beatriz y Lio Nzumbi, en Salvador, Leona Uhuru y Ras Levi en DF, de Sister y Feñe en Valparaiso, Sista Karla y perfumería Addis en Quito, Lourdes Antuan o Federico Pita en Santo Domingo y Buenos Aires. El grito:¡ ya basta libertad para Paysa Elo Ayeto! del MLGE3R encerrado en la cárcel de black beach en Malabo hace mas de un año. En estas jornadas, Luis Alarcón nos recuerda que es tiempo de abandonar los sofismas y exigir reparación y eso pasa por levantar la bandera de la solidaridad y resistencia internacional africana y unirse a la lucha contra el genocidio negro también aquí.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre