Un gato apaleado, de apenas un mes, cuelga de una soga, la policía municipal alumbra su cadáver y la sombra del animal se proyecta al fondo. Las imágenes de lo ocurrido recientemente en un barrio de Madrid son dantescas y no dejan de ser reflejo de los macabros hechos que acabaron con la vida del animal.

La asociación de colaboración ciudadana de investigaciones, IDIMA, relata que el pasado 21 de octubre de 2018, un testigo de 13 años les avisó de que se estaba produciendo un presunto delito de maltrato animal. Según la llamada, los supuestos autores serían un grupo de menores que estarían en plena vía pública apaleando y lanzando al aire a un gato de apenas un mes de vida. Cuando los servicios de emergencias llegaron al lugar comprobaron impresionados que el animal se encontraba colgando del techado, como muestran las impactantes imágenes, y los bomberos tuvieron que intervenir para retirar el cadáver.

IDIMA relata cómo los menores torturaron al animal, cogieron el cachorro de gato de un mes aproximadamente, al cual le golpearon con palos, a tirarle piedras. Después ataron un cordón al rededor del cuello del cachorro y comenzaron como si fuese un látigo para golpear al cachorro contra el suelo y las paredes del auditorio. Como veían que el cachorro pese a todo lo que le hacían no moría, se subieron al escenario, donde lanzaron al cachorro una y otra vez hasta dejar el cordón enganchado en la estructura interna del techado de metal, dejando al cachorro ahorcado aún vivo, pasando a utilizarle como piñata, tirando al cachorro agonizando objetos, entre ellos un cono naranja de las marcas de limitación de las obras. En ese momento una mujer y una joven lo ven y les comienzan a llamar la atención.

“Nosotros llegamos y nos encontramos un cachorro rubito ahorcado, física y literalmente destrozado, la cabeza deformada y la boca completamente destrozada. Cuando se fue a recoger el cuerpecito del cachorro para llevarle a realizar la necropsia parecía gelatina, tenía los huesos machacados, una herida abierta, profunda, seguramente producida por la cuerda”, explica IDIMA en un comunicado.

Actualmente se esperan las pruebas de la necropsia y desde PACMA e IDIMA esperamos una investigación que dé con los causantes de este espeluznante caso de maltrato animal y que, en el caso de tratarse finalmente de a quién los testigos apuntan, que se adopten medidas disciplinarias para que entiendan la importancia de respetar y cuidar a los animales.

Se da la circunstancia de que en el día de ayer IDIMA recibió otro aviso de que se estaba torturando a otro gato en la zona y de que en los últimos tiempos han aparecido otros ocho gatos muertos en el lugar. Solicitamos la máxima atención de los cuerpos de seguridad ante estos delitos de maltrato animal y que en todos los casos de muerte se realicen necropsias para determinar las causas.

Al mismo tiempo, PACMA reclama la inclusión de la protección y el bienestar de los animales, como una materia transversal, en los planes educativos para formar a una sociedad rica en valores de respeto y empatía hacia otros individuos.

1 Comentario

  1. Pinches gatos buenos para nada
    Que bueno que mataron a esa askerosidad de «gatito» ante que creciera y fuera una maldita peste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − 3 =