Almudena Cathedral in Madrid (Spain) from the north-east angle.

Un informe de la delegación del Gobierno de Madrid, que se ha hecho público por el diario ‘El País’, rechaza enterrar en la catedral de La Almudena al dictador “por motivos de orden público” ya que no se puede garantizar la seguridad “de los ciudadanos que circulan por la zona”, tanto en el interior de la cripta como en el exterior.

El informe de 12 páginas finiquita la posibilidad del traslado a la Almudena, “por motivos de orden público, de riesgo de amenazas terroristas, de colapso de la zona en fechas señaladas o de enfrentamiento entre partidarios y detractores dentro de la cripta, donde la policía no puede entrar por ser un lugar sagrado”.

Este informe servirá de pretexto al Gobierno de Pedro Sánchez para rechazar la pretensión de la familia del dictador. Solo falta para cerrar el expediente las alegaciones finales de la familia y la decisión del Consejo de Ministros.

En un tiempo en el que se pretende lavar la cara a la extrema derecha, donde las personas intolerantes, racistas, xenófobas y machistas campas a sus anchas por las calles, el simple hecho de trasladar los restos óseos de Franco, un dictador fascista, a la Almudena, crearía un problema de orden terrorista, inasumible para un país y una ciudad en nivel de alerta máxima.

El informe del delegado del Gobierno en Madrid señala “El primer problema de seguridad ciudadana y orden público que plantearía la inhumación de los restos mortales de Francisco Franco en la Cripta de la Catedral dela Almudena, es la dificultad material de absorber el elevado volumen de visitas que inevitablemente atraería esta sepultura. Esta ubicación plantearía graves problemas de seguridad desde el punto de vista del riesgo terrorista”.

Esta ubicación plantearía graves problemas de seguridad desde el punto de vista del riesgo terrorista

El Congreso aprobó el pasado septiembre, un decreto ley para exhumar los restos de Franco con el respaldo de la mayoría de la Cámara. Pero se encontró con la dificultad añadida por la familia del dictador que, poniendo piedras en el camino, señaló su pretensión de trasladar sus huesos a la cripta de la Almudena. Un gesto irrefutable: “O se quedan el valle o se van a la Almudena”, afirmó el abogado de la familia, otra manera de complicarle la vida al Gobierno socialista.

En la cripta de la Catedral madrileña están enterrados los resto de la única hija del dictador, junto a su marido el marqués de Villaverde.

La vicepresidenta, Carmen Calvo, en un viaje a Roma afirmó a los medios que había acordado con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, que “Gobierno e Iglesia intentarían encontrar una salida para inhumar los restos de Franco” cuando sea exhumado del Valle de los Caídos, salida “que obviamente no puede ser La Almudena”.

No obstante Greg Burke, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, hizo pública una nota de prensa, a propósito de la reunión que mantuvieron el Secretario de Estado de la Santa Sede y la vicepresidenta del Gobierno de España, señalando que el cardenal Pietro Parolin no se opone a la exhumación de Francisco Franco, “y le parece oportuno buscar alternativas a la Almudena”

Los restos de del dictador Francisco Franco no pueden enterrarse en la cripta de La Almudena porque podría convertirse en un lugar de enaltecimiento del fascismo, y del Franquismo”, afirmó Calvo.

El Ejecutivo socialista podría imponer el cementerio de Mingorrubio, (Mingorrubio población del municipio de Madrid, ubicado en el barrio El Pardo, perteneciente a su vez al distrito de Fuencarral-El Pardo), donde está enterrada la esposa del dictador.

El riesgo terrorista: “La ubicación plantea evidentes problemas desde la perspectiva de la eventual actividad terrorista. Nos encontramos desde hace años en un nivel de alto riesgo terrorista, el 4, que obliga a prestar singular atención a centros o instalaciones emblemáticas o lugares en los que se prevea la existencia de especiales concentraciones de ciudadanos”, señala el informe. Según reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional, este tipo de situaciones representan una amenaza importante para el orden público” se puede leer en el informe.

Desórdenes públicos: Otro riesgo importante es “que se produzcan episodios de conflictividad política y desórdenes públicos. La ubicación de los restos de Francisco Franco en un lugar emblemático como la catedral podría espolear a la extrema derecha al tiempo que ofendería a sus víctimas y a muchos sectores sociales y políticos”. El texto señala los enfrentamiento el 18 de noviembre entre falangistas y un grupo de mujeres de Femen. “La inhumación en La Almudena aumenta la probabilidad de que se produzcan provocaciones, conflictos, agresiones, en suma, violencia”, explica el texto.

Riesgo de enfrentamientos: El informe concluye que, si se inhumara en la Almudena, se estarían violando los derechos de las personas que quieran acudir a la catedral no para visitar la tumba sino con fines religiosos, “la seguridad ciudadana y el orden público son un bien jurídico de rango constitucional, que está protegido por el derecho fundamental a la seguridad reconocido por el artículo 17 de la Constitución Española y que el Tribunal Constitucional ha tratado y puesto en valor en numerosa jurisprudencia, por ejemplo en la STC 325/1994, de 12 de diciembre” alega el informe.

“Existen claras y evidentes razones de seguridad y de orden público que obligarían al Gobierno, a través de esta Delegación, a ejercitar sus potestades generales de policía de seguridad y de salvaguarda de los derechos fundamentales y las libertades públicas para impedir los desórdenes públicos que se producirían si los restos mortales de Francisco Franco se inhumasen en la Cripta de la Catedral de la Almudena. Estas actuaciones provocarían paradójicamente una limitación significativa de derechos fundamentales reconocidos en nuestra Constitución, en especial los de integridad física y moral (artículo 15 CE), libertad religiosa (artículo 16 CE), libertad y seguridad (artículo 17 CE) y manifestación y reunión (artículo 215%”.

Y finaliza “desde la Delegación del Gobierno en Madrid SE DESACONSEJA la inhumación de Francisco Franco en la Cripta de la Catedral de la Almudena y       SE ACONSEJA explorar la posibilidad de inhumar sus restos mortales en un lugar que no presente los problemas que, para los derechos fundamentales, la seguridad ciudadana y el orden público plantea la Cripta de la Catedral de la Almudena.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre