Cuando un artista se enfrenta al objetivo o a un lienzo en blanco, su cuerpo, su mente y todo su ser debe transformarse en un lugar de tránsito y, al mismo tiempo, en un lugar de encuentro. Todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos partido hacia algún lugar. Y, en esa providencia, en ese instante, en el que un ser humano debe decidir qué opción asir adoptar, sabe que, en ese acto de generosidad, parte de su material anímico y personal, debe transmutar en arte, en un hecho en acto del des-ocultamiento. Una re-velación o des-velamiento que permite la aparición de un asombro, de una sorpresa, de una certeza: la duda. Y aceptarla como parte de la evolución, como parte del proceso vital y artístico. Así, el artista plástico Francisco Uceda muestra, en su nueva obra “Casa invertida: Infravivienda del Levante Andaluz”, es el movimiento de un vuelo que rasga y que avanza para desaparecer(se), ver(se) y retirar(se) de una realidad que, desde un punto de vista técnico y simbólico, trasciende en su carácter figurado y metafórico, estableciendo la correlación entre concepto y lenguaje, entre el discurso y la idea. Es por ello, que la obra de Francisco Uceda es capaz de charlar con el espectador más allá de lo superficial. Transformando la técnica base del revelado en el punto de inflexión entre la realidad y lo superficial. Entre el alma y la materia del ser humano. Así es como dialoga la obra de Francisco Uceda con el público. Un negativo revelado que establece un nuevo orden entre lo correctamente político y lo que no lo es. Una obra tejida desde la realidad, desde una verdad oculta, abrigada y protegida. Desde un punto de vista, donde el espectador es quien tiene la última palabra para asimilar la realidad que le rodea y la reflexión que le supone enfrentarse ante sí.

La serie “Casa invertida: Infravivienda del Levante Andaluz” está descrita desde la idea de trans(formación), desde la perspectiva de la formación de un orden que nos vislumbre parte de ese código recogido en lo real. Un ejercicio que hacemos, desde ese algo distinto. Que no viene a ser otro que el paso preciso desde el no ser al ser. Revelándonos y descubriendo que el dolor no tiene dueño y que somos parte de su patria.

Esta nueva muestra de Francisco Uceda nos viene a concienciar que detrás de toda vivienda, de toda casa, de todo hogar, sea cual sea su procedencia, existe un dolor que lo atraviesa y que lo edifica. Estamos acostumbrados a ver cómo los relojes mueren sobre los tejados. Sin embargo, no deparamos que, entre la más absoluta desesperación, emerge la dignidad sin entender de sexo, raza o religión. Ya sea, a través de unos muros de hormigón o en una simple estructura de madera y plástico que sólo aspira a tapar las miserias de aquellos que permiten que existan seres humanos viviendo en esas condiciones.

En esta nueva serie, Francisco Uceda parte de la técnica base del revelado. La realidad en sí es parte de la revelación de lo real. El negativo se confunde con lo real y lo real pasa a formar parte de un segundo plano, de una segunda lectura, como si de un sueño fuese. Una imagen en la que las luces aparecen en tonos oscuros y las sombras en tonos claros. Una luz reflejada que nos hace reflexionar de su motivo. Porque el resultado final de la obra sigue siendo un desvelado de haluros de plata que ennegrecen en mayor o menor medida la realidad. ¿Somos realmente así? Esa es la pregunta que sobrevuela las sienes del espectador. La misma que pone en tela de juicio y que nos convida a recapacitar.

Ahí radica el acierto del autor en buscar transcender la materia y el alma. Afrontar la realidad de la migración sobre los plásticos. Afrontar de cara el horror y la marginación de las personas que trabajan en la agricultura, desplazados de sus países, después de atravesar dos desiertos y un océano. Y desde esa memoria salobre el autor emplea las sales de plata del revelado como el lugar de encuentro del ser humano en el espacio. Las zonas del material fotográfico revelado que reflejan poca luz o ninguna se convierten en las partes claras o transparentes de la emulsión del espíritu del hombre o de la mujer, ese tribunal íntimo que decide sobre la conciencia del ser. La búsqueda de la emoción a partir del caos y del abismo. Romper la frontera del lenguaje mediante la imagen, lo tangible, y el lenguaje, lo intangible. Y para ello, el movimiento radica en la inquietud, en la duda, en la pregunta no resuelta que estalla entre nuestras sienes, cuando es el mundo quien se nos muere entre las manos.

Francisco Uceda expone en esta obra “Casa invertida: Infravivienda del Levante Andaluz” la construcción de un sujeto poético a partir del dolor. Porque lo que es inmediato está tan íntimamente ligado a nosotros, a nuestros cuerpos y a nuestras vidas que dejamos a un lado la profundidad de los objetos. Dejamos a un lado el volumen del que obran las cosas. De la dimensión exacta de la belleza y Francisco Uceda ha venido para recordarnos que somos mortales sobre el cielo de Orión.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anterior¿Por qué quiere ser independiente Catalunya? (9/11)
Artículo siguienteLa comida china gana adeptos en los servicios a domicilio
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre