Dos palestinos, incluido un fotoperiodista, murieron esta la madrugada a causa de las heridas que sufrieron por los disparos de los soldados israelíes estacionados en la frontera de Gaza.

El fotoperiodista Yasser Murtaja, de 30 años, murió de heridas recibidas mientras cubría las protestas fronterizas al este de Khan Younis en el sur de la Franja de Gaza, mientras que Hamza Abdulal, de 20 años, murió a causa de los disparos de los francotiradores israelíes al este de al-Bureij en el centro de la Franja de Gaza.

Esto eleva el número de palestinos asesinados por las fuerzas israelíes en Gaza durante los sucesos de este viernes viernes a 10, mientras que 1354 resultaron heridos, 491 de los cuales resultaron heridos por balas reales —33 de ellos en estado crítico.

Entre 10 asesinados por el Ejército de Israel hay menores de edad. Las fuerzas israelíes dispararon y mataron el viernes a un menor palestino en la frontera con la Franja de Gaza, mientras las fuerzas continuaban atacando a manifestantes no violentos en la frontera oriental de la Franja de Gaza, según fuentes locales.

Condena de la ONU a la violencia de Israel

La portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Liz Throssell, afirmó que hay fuertes indicios de que las fuerzas israelíes usaron fuerza excesiva en los disturbios del viernes 30 de marzo, lo que provocó la muerte de 16 palestinos.

Throssel fue muy contundente en sus declaraciones: «Dado el deplorable asesinato de 16 personas y herido de más de 1.000 personas durante las protestas en Gaza, la mayoría el 30 de marzo, estamos profundamente preocupados de que pueda haber más violencia durante las manifestaciones de las próximas semanas. Teniendo en cuenta la gran cantidad de heridos y muertes, las declaraciones ominosas hechas por las autoridades israelíes en los días previos a la protesta, así como las indicaciones de que las personas muertas o heridas estaban desarmadas o no representaban una amenaza grave para la seguridad, hay fuertes indicios de que Israel usó fuerza excesiva».

Throssel recordó a Israel su obligación de garantizar que no se emplee fuerza excesiva contra los manifestantes y que en el contexto de una ocupación militar, como es el caso en Gaza, el recurso injustificado e ilegal de armas de fuego por parte de las fuerzas del orden público es una grave violación de la Cuarta Convención de Ginebra. «Nos hacemos eco de la reclamación del Secretario General de las Naciones Unidas para una investigación independiente y transparente sobre estos incidentes, con el objetivo de responsabilizar a los culpables».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre