“La Fiscalía está convencida de que Puigdemont está incurriendo en delitos de desobedienciamalversación prevaricación”, de manera que por el delito de malversación, que está penado con cárcel por el Código Penal español, podría ser detenido, pero también por el de rebelión si se llegara a demostrar un papel de aliento por parte del president en potenciales actitudes violentas en las manifestaciones que puedan producirse como consecuencia de la prohibición del referéndum del 1-O. Así lo considera el fiscal general del estado, José Manuel Maza, quien de momento tira de prudencia para comentar que de momento, la Fiscalía no ha considerado necesario apresarle aunque ha dejado claro que “tendremos que ver en qué circunstancia se producen” los posibles delitos en que incurra el president. Pero “la posibilidad de pedir prisión para Puigdemont por malversación está abierta”, ha avisado.

En declaraciones a Onda Cero, Maza ha admitido que la posibilidad de que Puigdemont sea detenido por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado es “una posibilidad que queda abierta”, aunque hasta la fecha “no hemos considerado que deba producirse”. En todo caso, el fiscal ha recordado que sobre el president ya pesa una querella por desobediencia, prevaricación y malversación, y que, aunque la desobediencia y la prevaricación no conllevan penas privativas de libertad, la malversación sí, por este cargo podría ser detenido de manera preventiva.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre