Una definición de férula es “ …molde flexible y resistente que se emplea en el tratamiento de las fracturas para inmovilizar un miembro y mantener el hueso roto o dañado en una posición fija”. Es algo parecido a lo que les pasa a las derechas extremeñas a la hora de planificar su labor parlamentaria. Están inmovilizados. Se han quedado en una posición fija, tras la debacle que les supuso perder las elecciones de forma tan abrumadora. Y los socialistas, no vamos a pedir perdón por haber obtenido una mayoría absoluta.

Voy a hablar de lo que conozco de primera mano. Del debate de los Presupuestos para 2020 en la Asamblea, en lo que respecta a las propuestas de Cultura, Turismo y Deportes.

Hemos tratado de mostrar el buen hacer de la Consejería con actuaciones llenas de valor como la apuesta por el cine, convirtiendo a Extremadura en un plató de cine y de series de televisión, además de poder contar con realizadores, productoras, actores y actrices que consiguen los más elevados galardones.

Lo mismo podríamos reseñar de los festivales de música o de teatro. O de las iniciativas legales que pronto serán una realidad, como la Ley de las Artes Escénicas o la de Instituciones Museísticas.

Y ¿ qué hace la oposición? Plantea iniciativas inviables y, a veces incongruentes. Nos hemos llegado a encontrar con peticiones de ayudas que ya existían o en las que la propia Junta ya consignaba una cantidad superior a la que solicitaban.

Nos hemos encontrado con una constante falta de rigor técnico a la hora de elaborar las enmiendas, lo cual implica que algunos no son conscientes de que si lo quieren hacer bien, tienen que asimilar que cuesta trabajo.

Nos hemos encontrado con una escasa solidez de las numerosas iniciativas de lo que se puede colegir una nula perspectiva en su cuantificación: sólo hace falta ver la ausencia de realismo con el que redactan: ponen cantidades con las que sería imposible ejecutar lo que piden.

Por el contrario, también nos encontramos con que, si se les quisiera hacer caso, nos encontraríamos con una Consejería que no podría funcionar, de ninguna de las maneras, correctamente: con compromisos con Fundaciones incumplidos, con Consorcios invalidados o simplemente con un día a día falto de la energía, a modo de combustible contable preciso para realizar sus tareas.

En definitiva, mientras el Gobierno hace los deberes, las derechas, fundamentalmente, andan muy preocupadas en el postureo. Y así, no.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre