jueves, 11agosto, 2022
23.5 C
Seville

FERRARI ENSEÑA LOS DIENTES… y se le rompen

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

La magia de Adrian Newey, el ingeniero que aún dibuja a lápiz, y el espíritu de batalla del implacable doctor Marko y Christian Horner hasta hace un par de carreras parecían fuerza suficiente para volver a dejar a la escudería Ferrari con su culo de Cavalino Rampante al aire.

Pero Ferrari ya estaba harta de no ganar campeonatos del mundo. Ferrari ya estaba harta del peso de su leyenda y del lastre que supone en ocasiones. Ferrari ya estaba harta de que los eslabones débiles se cargasen el resto de la cadena. Y quería ir a por todas.

Y FERRARI FUE A POR TODAS porque el movimiento lo lideraron sus dos magníficos pilotos. Leclerc y Sainz. Charles y Carlos. La maniobra que se montaron en la clasificación del GRAN PREMIO DE FRANCIA fue pura inteligencia y alta política.

Sainz saldría el penúltimo, pero su compañero estaría en pole position.

Iban a conseguir el mayor número de puntos posibles. Iban a luchar con uñas y dientes. Ferrari quería ganar porque sus dos pilotos querían ganar. Espalda contra espalda. Al principio del campeonato parecían superiores. Ya no. La superioridad en todo caso es de Red Bull. Pero los de rojo tenían hambre.

Con hambre y coraje siempre se puede ganar. Ahí tenemos a FERNANDO ALONSO, con coches muy por debajo de sus habilidades, dejándose siempre el alma y al mismo tiempo manteniéndose inasequible al desaliento.

Y sin embargo Ferrari ha vuelto a perder. El campeonato del mundo de pilotos y el de constructores se le escapan. Ferrari ha enseñado los dientes y sus propios errores han hecho que se les rompan. Ferrari HA SALIDO DE Francia CON LOS DIENTES ROTOS.

Está por ver si se ha estropeado el acelerador de Leclerc o él ha cometido un error de pilotaje. Probablemente nunca se sabrá.

Y si a Sáinz le hubiesen dejado fuera en lugar de obligarle a hacer el último cambio de ruedas podría haber acabado en el podium… Tampoco se sabrá nunca lo que habría pasado.

Lo que sí que se sabe es que a falta de diez carreras Max Verstappen y Red Bull lo tienen casi hecho. Muy improbable, casi imposible, que tengamos la suerte de vivir una carrera inolvidable en Abu Dhabi en 2022. Una carrera en la que se decida el mundial en el último momento. Lástima.

Cuesta confiar en Ferrari. Y da un poco de pena verlos, CON SUS DIENTES ROTOS.

Tigre Tigre

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído