Fernando de Villena, Granada, 1956. Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Granada, es miembro de la Academia de Buenas Letras de Granada y de la Academia Hispanoamericana de Buenas Letras. Le ha sido otorgado, entre otras distinciones, el Premio de la Fundación Andrés Bello. En el plano narrativo ha publicado diecisiete novelas, destacando: Relox de peregrinos, La casa del indiano, El hombre que delató a Lorca, Sueño y destino, Iguazú, El testigo de los tiempos, Udaipur, Mundos cruzados, Valparaíso y El secreto del Sacromonte. Como poeta ha desarrollado una extensa producción agrupada en los volúmenes Poesía 1980-1990, Poesía 1990-2000, Los siete libros del Mediterráneo (2009) y Los colores del mundo (penúltimos libros de poesía) (2014). Su obra poética nace influida por la belleza y perfección formal de la poesía de los siglos de Oro (‘Pensil de rimas celestes’, ‘Soledades III y IV’ y ‘Damas reales’), para abrirse más tarde a influencias contemporáneas. En 2000 recibió el Premio de la Crítica Andaluza.

 

1.- Tu producción literaria transita entre la poesía y la narrativa, ¿qué te ofrece cada uno de este tipo de formatos, dentro de tu proceso creativo?

– Yo comencé mi andadura escribiendo poesía. Los poemas me han servido para expresar mi emoción ante todo lo maravilloso o terrible del mundo, desde el paso de las estaciones en la naturaleza hasta los horrores que los israelíes cometen con los palestinos. La narrativa en cambio me ha servido para soñar aventuras, otras vidas, otros territorios, otros tiempos, y para dar testimonio de lo que fue mi existencia.

 

2.- Siempre has sido un escritor en el que la Época Barroca ha tenido una presencia muy importante dentro del proceso de escritura, ¿Por qué tienes esa necesidad de transfigurar la realidad a través de la estética?

– El mundo que nos envuelve era un paraíso, pero nosotros, los humanos, lo hemos ido convirtiendo en un horror. El cambio climático es el más evidente ejemplo de ello. Por eso, porque no me gusta la realidad de este tiempo, el triunfo de la grosería y de lo mediocre, he intentado crear refugios o mundos paralelos mucho más hermosos o inquietantes por medio de la Literatura.

 

3.- ¿Por qué eliges como fin último a la Literatura?

– Creo que fue ella la que me eligió a mí y cuando quise acordar, a los quince o dieciséis años, sin saber cómo, me había convertido en escritor. Claro que no servía para ningún otro trabajo: era un pésimo atleta; los números se me daban fatal y ni siquiera sé cambiar la rueda de un coche.

 

4.- la Naturaleza conforma un gran referente en tus poemas. Eliges los elementos matéricos para dar forma a ese universo poético que se torna alrededor del poeta. ¿Cómo concibes el mundo a través de los objetos? ¿Por qué esa necesidad de cobrar vida a través de los elementos?

– La poesía oficial de las últimas décadas ha sido urbana. Los autores oficiales están contentos con esta pseudodemocracia y satisfechos en las ciudades, donde pueden medrar. Yo, por el contrario, me considero un poeta de la naturaleza, del mar sobre todo, de la montaña, de los jardines… El paso del tiempo se paladea en la contemplación de la naturaleza.

 

5.- En tus poemas la presencia de Dios y de la fe es una constante a la que sueles recurrir para proyectar al lector ese tránsito entre el caos y el abismo. ¿Qué es lo que más te preocupa cuando apelas a estos conceptos?

– Afortunadamente poseo el tesoro de la fe. La vida es siempre muy difícil para cualquier persona, pero, si se cuenta con la fe, las derrotas van seguidas de nuevas esperanzas, y las dificultades se allanan con el convencimiento de tener en todo momento a Dios muy cerca, un Dios que responde por nosotros y por nuestras torpezas.

 

6.- ¿Crees que el poeta debe creer en algo?

– La poesía es la intuición de lo inefable. Existe una realidad más allá de lo que vemos y de lo que oímos: algo misterioso que se nos insinúa en una flor, en un atardecer, en una calleja, en un beso… No me gustan ni la poesía ni la narrativa oficiales de hoy porque no se despegan del realismo más elemental. Los verdaderos poetas tienen que creer en lo que los sobrepasa. Y no hablo ahora solo de la religión.

 

7.- ¿Le debemos algo a alguien por nuestra existencia?

– ¿Providencia o azar? No tiene la misma suerte el que nace en el seno de una acaudalada familia europea que el que ha nacido entre las ruinas de Irak, Siria, Gaza, Yemen o Haití. Este mundo es injusto, terriblemente injusto, pero yo creo en la existencia de otra vida. Jesucristo ya nos explicó que su Reino no era de este mundo. Y creo que el espíritu de todas las personas de bien y de aquellas que han sufrido aquí, encontrarán otro lugar mucho mejor en ese otro Reino.

 

  1. ¿Somos tan débiles como en realidad aparentamos?

– El hombre es como un junco que se mueve al antojo del viento, pero que no se rompe con facilidad. Nuestra vida puede acabar en unas horas, en un instante, inesperadamente, pero en una vida se puede escribir el “Quijote” o pintar “El entierro del conde de Orgaz” o fundar una asociación como “Cáritas”.

 

9.- En tus poemas nos hablas de la muerte, del amor, de la soledad. ¿Crees que existe algo que puede salvar al ser humano de la decadencia del propio ser?

– La caridad, el amor desinteresado a los demás, el desapego a los bienes terrenales, el olvido de sí mismo. Pero no es un camino fácil. Yo a menudo hago propósito de recorrerlo, pero apenas avanzo dos pasos, doy marcha atrás.

 

10.- La época clásica supone una gran carga simbólica en tus poemas. ¿Qué echas de menos de esa época que en estos momentos no podemos compartir en nuestro tiempo?

– No solo en la época clásica. Hasta los años sesenta del pasado siglo la vida era mucho más auténtica. Las alegrías y las tristezas eran más profundas. No se había perdido ni la inocencia ni el sentido común. El bien y el mal se hallaban completamente deslindados. La muerte, la noche, el amor, la familia, el saber… casi todo poseía un halo solemne, casi sagrado. Ahora el mal gusto y la frivolidad se han convertido en leyes; se intenta igualar por abajo; se han creado muchos falsos valores que caen en seguida y son sustituidos por otros igualmente efímeros.

 

  1. ¿Existe por parte del poeta una necesidad de volver al pasado, a la memoria, a lo vivido, como una forma de sobrevivir en el presente?

– Le ha ocurrido a todas las generaciones: los ancianos consideran que su época era mejor que la actual. Yo, con objetividad, observo el pasado y sé que el presente nos ha traído maravillas como Internet. Pero el hombre se halla de pie sobre milenios de historia. Es una piedra más de la pirámide de la Humanidad y para comprenderse a sí mismo tiene que mirar hacia abajo, hacia las otras piedras que lo sustentan.

 

  1. Como poeta mediterráneo, ser de fronteras, el Mar Mediterráneo supone un punto de inflexión dentro de tu obra. ¿Por qué adquiere tanta importancia en tus textos ese Mare Nostrum, que todo lo ve, al parecer, y todo lo puede?

– Hasta el fin del siglo XV la historia giró en torno a este mar y acaso ahora sigue ocurriendo lo mismo. Jerusalén es más que una ciudad; Ítaca es más que una isla; Venecia es más que un archipiélago… El Mediterráneo engendra mitos, muchísimos mitos, y el hombre necesita los mitos para ennoblecer su existencia.

 

  1. Tus poemas son una máquina de relojería que interpreta el mundo desde la belleza armónica del poema, donde el lector sucumbe ante el milagro de la literatura. ¿Qué esperas de la poesía?

– A la poesía y al arte no hay que pedirles nada y sobre todo no hay que pedirles dineros. La poesía viene cuando ella lo desea, como una gracia sobre nosotros, y en seguida se marcha. Lo importante es dejar sobre el papel la huella de su paso y eso el poeta lo manifiesta mediante la emoción. No se puede explicar lo inexplicable, pero nos podemos acercar a nombrarlo mediante la metáfora o el símil.

 

  1. ¿Nos ayudará a salvarnos?

– No. Nuestra salvación ha de venir de otras actuaciones. Nos ayuda, eso sí, a hacer más grato nuestro paso por el reino de este mundo y por hacérselo más grato a un reducido número de personas, los lectores.

 

  1. ¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto?

– Soy un escritor infatigable y por lo tanto muy prolífico. Poseo tres poemarios inéditos y otras tantas novelas en el cajón. Hoy resulta cada vez más difícil publicar, a menos que te lo costees de tu bolsillo. Ahora escribo una novela sobre los mitos artúricos.

 

Cuestionario Breve:

 

1- Un lugar

– El balcón frente al mar en mi estudio de Almuñécar.

 

2- Un símbolo

– La Cruz.

 

3- Una necesidad

– Mi familia.

 

4- Un sueño

– La felicidad universal.

 

5- Un dilema

– No me atrevo a actuar conforme a mis principios.

 

6- Un designio

– Salir lo más dignamente del gran teatro del mundo.

 

7- Una canción

– La “Canción del emperador” de Luis de Narváez, así llamada por ser la preferida de Carlos V

 

8- Un poeta

– Muchos, pero acaso el más completo en el ámbito hispano sea Juan Ramón Jiménez.

 

  1. Un hombre

– Jesucristo.

 

El escritor y poeta Fernando de Villena participará en la segunda Jornada del VIII Encuentro de las Artes y de las Letras del Mediterráneo, enmarcado en el proyecto “Abierto en Sur”, actividad paralela dentro del marco expositivo PhotoESPAÑA 2019, donde Meca Mediterráneo Centro Artístico es la Sede Oficial en Almería. El acto tendrá lugar el viernes 5 de julio, a las nueve de la noche, en la calle Navarro Darax, 11. Almería. Una ocasión única para poder disfrutar del arte y de la literatura, de la belleza y del milagro.

Compartir
Artículo anteriorTribunal de la Florida ordenó nuevas confiscaciones vinculadas al caso de corrupción de PDVSA
Artículo siguienteDavid Couso: “Luchamos a través de la memoria de mi hermano por defender la libertad de expresión”
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × cinco =