Twitter.

Se mantiene empecinado Fernando Alonso en su optimismo y contento, y por supuesto desde LAS ALMAS Y LA F1 aplaudimos su actitud, pero…

Pero yo no puedo evitar pensar que podría ser él quien hubiese hecho hoy la pole en el Gran Premio de China 2018, podría ser él quien estuviese no cuarto en la tabla (un gran logro por otra parte, dadas las circunstancias), sino primero y con enormes posibilidades de alzarse con el mundial. Porque parece que este va a ser el año de Vettel y que ni siquiera a Raikkonen le va a ir mal; claro que Raikkonen en cuento lo renueven, si lo renuevan, dejará de trabajar: es su especialidad.

Todos tomamos decisiones, y lo hacemos según nuestro propio carácter: paciente o impaciente, frío o pasional. A toro pasado, como dice la expresión popular, es fácil decir a otro o a uno mismo que fue un error tal o cual elección. Pero de momento, y tras muchos años ya, lo de haber fichado por McLaren, y confiar en un banflo como Eric Boulier como responsable técnico final del monoplaza, es evidente que no fue en absoluto un acierto.

Mejor, no podemos evitar pensar, habría sido fichar directamente con Renault en lugar de cederle la oportunidad a Carlos Saínz; los franceses han conseguido colocar sus monoplazas entre los diez primeros y McLaren, una vez más, ninguno.

No vamos con nadie en especial desde LAS ALMAS Y LA F1 esta temporada. Pero en mor del espectáculo estaría muy bien que Vettel no ganase la carrera de mañana domingo, aunque nos ha llegado el rumor de que la FIA vería con muy buenos ojos que fuese un Ferrari quien este año se hiciera con el título mundial.

Pero Hamilton, que ya en el primer gran premio, Australia, se nos quedó blanco como el culo de un chino (https://diario16.com/lewis-hamilton-mas-blanco-culo-chino/), sigue igual de blanco y pálido, y aunque ahora está rodeado de chinos por todas partes el look le sigue sentando fatal.

A correr y a por todas. Vivan el optimismo y la buena voluntad, pero yo necesito algo que me alivie la sequedad de la garganta. Que gane el más amado por los dioses y los hados, y para mí:

otro burbon, por favor.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre