Con motivo del Día Mundial de las Personas Refugiadas, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) exige que “tanto el sistema de acogida por protección internacional, como los procedimientos de solicitud, incluyan protocolos específicos para la atención a las personas LGTBI”. En un comunicado ha expresado “la necesidad de que todo el personal implicado en el sistema de acogida haya recibido formación en materia LGTBI para evitar las situaciones discriminatorias que se producen en la actualidad e incluso que atentan contra la dignidad de la persona que solicita la ayuda internacional”. Según la FELGTB, “muchas personas LGBTI no se empoderan lo suficiente como para defender un asilo por persecución por orientación sexual o identidad de género”, por lo que reivindica que “se aplique el principio de no devolución en los casos en los que haya indicios de que la persona sea LGTBI”.

Para ello, la federación ha creado una Comisión de Migrantes “para incidir en la búsqueda de soluciones que garanticen los derechos de las personas LGTBI migrantes, refugiadas o solicitantes de asilo, ya que se trata de una parte del colectivo especialmente vulnerable y de las más afectadas a nivel socioeconómico por la pandemia del Covid-19”. En este sentido, el portavoz de esta Comisión, Rodrigo Araneda, explica en el comunicado que “antes de la crisis del Covid-19, el sistema de asilo en España ya generaba desprotección y maltrato a las personas LGTBI porque, en muchos casos, las vulnerabilizaba y las empujaba al mercado laboral irregular e incluso al trabajo sexual para sobrevivir”. Sin embargo, “la crisis ha paralizado las solicitudes de asilo y ha impedido que estas personas sigan consiguiendo ingresos, muchas de ellas están agotando sus recursos para subsistir y, por eso, en FELGTB, reivindicamos una regulación extraordinaria de las personas migradas, refugiadas o solicitantes de asilo que actualmente sufren una vulneración de derechos humanos fundamentales”, añade. Además, Aradena comenta que FELGTB “se ofrece para colaborar con las autoridades competentes, tanto en la búsqueda de soluciones, como en la creación de los protocolos adecuados desde una visión interseccional e intercultural que permitan una acogida respetuosa, reparadora e integradora”.

FELGTB también recuerda en su comunicado que hay más de 70 países en todo el mundo donde se criminaliza la diversidad afectivo-sexual, familiar y de género, y muchos otros países en los que se dan estructuras sociopolíticas y económicas que estigmatizan y discriminan a las personas LGTBI. Estas persecuciones se inician en el propio núcleo familiar por lo que muchas de  las personas LGTBI deciden ocultar su orientación sexual o identidad de género por miedo a las terribles consecuencias. El portavoz de la comisión aclara que “algunas de las personas LGBTI que consideremos únicamente migrantes sean personas con necesidades de protección internacional pero que no han tenido acceso a información sobre sus derechos por lo que no han sabido identificarse como potenciales solicitantes de asilo”.

Una situación especialmente sangrante en Melilla, donde conviven múltiples nacionalidades a la espera de recibir una resolución de su situación administrativa, lo que provoca que muchas personas LGTBI se encuentren en la ciudad con aquellos familiares o personas de las que huyen. En este contexto, la federación señala que “las personas LGTBI permanecen dentro del CETI (Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes) para evitar agresiones y persecuciones”. Pero defiende que “el estado receptor de personas solicitantes de asilo debería garantizar su seguridad sin que esto implique ni un encierro, ni un castigo, por lo que exige el traslado de manera urgente a la península de las personas LGTBI que permanecen en el CETI de Melilla”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre