Fátima Ofkir Reyes tiene 21 años y lleva ya tres en una prisión de Omán, acusada por tráfico de drogas y condenada a cadena perpetua.

Acaba de iniciarse una campaña para que Fátima pueda ser repatriada a España. Esta joven de 21 años, procedente de L’Hospitalet -Barcelona- era una chica activa, alegre y muy participativa. Tocaba en la Escuela Municipal de Música, formaba parte de la Asociación de Estudiantes de y en la Asociación Educativa Ítaca, jugaba al sofbol en el Hércules y fue la primera presidenta del Consejo Nacional de la Infancia y la Adolescencia de Cataluña.

Cuando tenía 18 años Fátima decidió viajar a Omán. Todo apunta a que fue captada por una red de tráfico de drogas, aunque se desconoce si ella sabía realmente en qué se estaba involucrando. Su defensa explica que, cuando se dió cuenta de lo que estaba pasando, no quiso participar, pero ya era tarde y todo se precipitó contra ella, sin poder salir de allí ni regresar a casa.

Allí fue detenida y acusada de tener siete kilos de morfina en el hotel donde se hospedaba. Ha sido condenada a cadena perpetua, según explicó recientemente su abogada. Las condiciones en las que se encuentra, desde hace tres años en la prisión de mujeres de Mascate, están siendo denunciadas por sus familiares, que solamente pueden hablar con ella tres veces al mes, pocos minutos por teléfono.

Según Amnistía Internacional, en Omán “Las mujeres sufrían discriminación en la legislación penal y en la relativa a la condición jurídica de las personas y a la familia .Las autoridades restringieron el derecho a la libertad de expresión y de asociación, valiéndose de procedimientos legales deficientes para suspender periódicos y detener, enjuiciar y condenar a periodistas por motivos penales y administrativos. Las familias de los defensores y defensoras de los derechos humanos estaban expuestas a sufrir hostigamiento e intimidaciones de las autoridades. Los trabajadores y las trabajadoras migrantes sufrían explotación y abusos. La pena de muerte continuaba en vigor; no se tuvo noticia de ninguna ejecución”.

Desde la plataforma que se ha creado para pedir la extradición de Fátima piden que, si se demuestra que ha cometido algún delito, cumpla condena en España. Por ello se pide al Ministerio de Exteriores que ponga en marcha un acuerdo de extradición con Omán, para permitir así que Fátima vuelva a casa y en su caso, cumpla su condena en una prisión española.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre